Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:VIDEOJUEGOS

A tiros por El Paseo de Gracia

Un nuevo videojuego violento, protagonizado por Vin Diesel, toma Barcelona como escenario. El Ayuntamiento estudió en vano impedirlo y ahora se resigna.

SI esto fuera un reportaje de televisión en lugar de un periódico lo empezaríamos con esa tonadilla de la banda sonora original de Vicky Cristina Barcelona que repite el nombre de la capital catalana hasta la saciedad. Una cancioncilla internacional que, al igual que la ciudad, se vende como producto a las mil maravillas. Según un estudio de la consultora Saffron, Barcelona es la tercera urbe europea con mejor imagen de marca (París y Londres son primera y segunda, respectivamente; Madrid, undécima).

El atractivo barcelonés no es nuevo. Desde que en 1992 se abriera al mar (y al mundo), no sólo ha seducido a Woody Allen: también Peter Greenaway, Whit Stillman, Alejandro González Iñárritu, Susan Seidelman, Brad Anderson o Cédric Klapisch han rodado en sus fotogénicas calles. Películas que rara vez dan una visión ética o estética alejada de la que promueven sus instituciones. Quizás por eso al Ayuntamiento le ha pillado desprevenido un nuevo videojuego violento perfectamente ambientado en su trazado urbano que pretende convertirse en uno de los éxitos de esta primavera.

Wheelman es un título de acción protagonizado por el actor Vin Diesel que transcurre por postales tan poco subversivas como la Sagrada Familia o el Museu Nacional d'Art de Cartalunya. Al estilo de Grand Theft Auto (GTA), el jugador se mueve por un escenario real, en coches y a pie. "Queríamos un juego diferente. Con un escenario distinto al típico y oscuro de las ciudades norteamericanas. Buscábamos un lugar más soleado y Barcelona era perfecta", cuenta Jonathan Neate, su productor

A la concejal de Educación, Montserrat Ballarín, no se lo parece tanto. A mediados del año pasado anunció que el Consistorio iba a encargar un informe jurídico para ver si se podía impedir que la capital catalana fuera el escenario de un videojuego de estas características. Fue en vano. "No somos tan ingenuos. Sabemos que estos juegos existen. Solicitamos el informe para ver si se vulneraban los derechos de la ciudad o de los ciudadanos. Pero no es así. El etiquetaje es correcto. Es legal", señalaba la pasada semana Ballarín. Y una doble lectura: "Si han elegido Barcelona es porque está de moda. Eso es positivo. Pero al mismo tiempo no nos gusta: siempre hemos defendido un modelo de ciudad participativa, en convivencia y pacífica".

Desde Midway, empresa responsable del juego, aseguran que se trata de una ficción que no quiere ofender a nadie: "Nuestro protagonista, Vin Diesel, es un buen tipo que quiere detener el crimen", razona Neate. Y aunque en Wheelman puedes disparar a policías y peatones (como en el GTA), "en realidad no los puedes matar. No hay sangre en el juego", matiza. "Un videojuego no es como una peli. Es más activo", opina Ballarín. Veremos qué opina el Ayuntamiento barcelonés si finalmente hay una versión cinematográfica rodada en sus calles. De momento, es sólo un proyecto.

Wheelman sale a la venta el próximo 20 de marzo.

Batman sobre El Port Olímpic

El murciélago creado por Bob Kane y Fill Finger aterriza en Barcelona, "una ciudad de moda", a finales de mayo. Coincidirá con el Salón del Cómic de la ciudad.

La sombra del murciélago planea sobre Gaudí. La capital catalana se convertirá el 29 de mayo en una nueva casa para el superhéroe. Como novedad, Batman: Barcelona. El caballero de dragón saldrá a la venta a la vez en Estados Unidos y España, coincidiendo con el Salón del Cómic barcelonés. Ésa fue, precisamente, la condición cuando se propuso a DC Cómics (dueña de los derechos mundiales del personaje) que saliera a la venta una historieta con la capital catalana como telón de fondo. "En una reunión con el presidente de DC y su vicepresidente de marketing se les propuso mojarse para dar al Salón del Cómic y a Barcelona la importancia que se merecen", explica David Macho, coordinador de invitados del Salón.

"Se entusiasmaron con la idea. Piensan que Barcelona está muy de moda", señala David Hernando, editor de Planeta de Agostini (titular de los derechos del superhéroe en España, con el permiso de DC). Eso sí, a diferencia de productos barceloneses como Vicky Cristina Barcelona, el próximo cómic de Batman no ha contado con ningún apoyo económico institucional, ni del Ayuntamiento ni del Gobierno autonómico catalán. "Ni un duro. No sabían nada de esto

hasta hace tres semanas", revela Macho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de marzo de 2009

Más información