Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El vuelco electoral | Los planes del futuro presidente

San Caetano se va quedando vacío

Las consellerías trabajan a medio gas desde la derrota electoral del bipartito

Una sombra parece rondar la Xunta desde el lunes. El fantasma de la derrota electoral del bipartito ha acabado con el ajetreo y las prisas propias de una administración que mueve cada día miles de papeles, ahora apilados o pasados por la trituradora. Las consellerías han reducido su actividad, y muchos de los trabajadores no funcionarios -los que se pueden quedar sin trabajo cuando tome posesión Feijóo- no disimulan la apatía y el poco interés que tienen en exprimir sus tres últimas semanas de trabajo. La culpa la tiene el ¿y ahora qué?, que retumba de esquina a esquina, como un eco, en el laberíntico San Caetano.

"Nadie tiene ganas de currar, y la desmotivación se pega", explica un técnico de la Xunta, quien asegura que, una semana antes de las elecciones, muchas de las gestiones de las consellerías ya empezaron a paralizarse. Y como ayer además no hubo Consello de la Xunta, tampoco avanzaron temas como la publicación de la convocatoria de promoción interna, una solución de la que dependen muchos de los trabajadores que temen por su puesto con el traspaso de funciones. "Y ahora ¿qué nos va a pasar? ¿Me tengo que dar por despedida? ¿Me avisarán?", comenta una mujer en los pasillos de Educación. Los sindicatos reciben estos días decenas de preguntas sobre este tema.

Ayer no había camiones de mudanza en el aparcamiento de la Xunta, pero desde el lunes no ha cesado la recogida de muebles y cajas. A pesar de que la psicosis vinculó este trajín con el cambio de Gobierno, se trataba de la mudanza de la Secretaría Xeral de Comunicación a otras instalaciones. El Ejecutivo en funciones no explica por qué las trituradoras devoran cada día toneladas de papel. Las tiras se apilan en gigantes bolsas de basura, en pasillos desiertos. Y en las oficinas, pese a estar en horario laboral, más de la mitad de los puestos exhiben el protector de pantallas de Windows.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de marzo de 2009