Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Castilla y León se hizo Tour

La participación de Armstrong y Contador desborda una pequeña carrera de primavera

Lance Armstrong correrá la última semana de marzo la Vuelta a Castilla y León, pero, aunque alguien pueda pensar lo contrario, José Luis López Cerrón, el organizador de la carrera, no cree que le haya tocado la lotería.

"No es por quejarme, pero se multiplica la responsabilidad y la exigencia. Vendrá más prensa y habrá que gastar más en seguridad, en vallas..., y no aumentarán los ingresos", dice Cerrón. "Ya puedes ir a ayuntamientos o diputaciones, las instituciones que permiten mantener la Vuelta, y decirles que corren Contador y Armstrong... Como si les dices que va la Virgen. La crisis, la falta de presupuestos... No podían hacer nada. Ni siquiera pude convencer a Televisión Española de que transmitiera una hora diaria por Teledeporte como otros años".

Cuando corrió en Australia, a Armstrong le visitó el primer ministro, Kevin Rudd; en México, el presidente, Felipe Calderón, y en California, el gobernador, Arnold Schwarzenegger. No extraña, pues, que Cerrón contemple, alarmado, cómo una carrera tranquila, casi desierta como los páramos castellanos o las montañas que asciende al comienzo de la primavera, que encanta por su tranquilidad a las figuras que se preparan para el verano -Sastre, Samuel, Freire y, quizás, Valverde también participan-, se pueda convertir en un pequeño caótico Tour de Francia, insoportable ruido en lugares como Baltanás o la laguna de los Peces, junto al lago de Sanabria. Un Tour con Armstrong y sus guardaespaldas.

La subvención de la Junta sigue en 300.000 euros y en 18.000 el precio de acoger una etapa, ingresos a los que hay que sumar unos 40.000 por la pancarta de Turismo. "Y aún no he cerrado el presupuesto", dice Cerrón, que ha sufrido para que su carrera, una de las favoritas del pelotón, no acompañara a Valencia, Aragón, Alcobendas, Rioja o Bicicleta Vasca en la lista de las desaparecidas en 2009. "A quien le vendrá bien lo de Armstrong será a Televisión de Castilla y León, el canal de TDT que empieza a emitir este mes y que se ha comprometido con la vuelta...".

"De todas maneras", dice Johan Bruyneel, el director del Astana, el equipo del tejano, "Lance no va a Castilla y León para ganar o hacer ganar dinero. Tenía previsto el Critérium Internacional, una carrera de dos días en Francia, pero después de la Vuelta a California considera que necesita más fondo. Mejor trabajar cinco días que dos y, además, el Critérium es muy brusco".

Tampoco es ajeno a la decisión de Armstrong el hecho de que Castilla y León sea puro territorio Contador. El ganador del Tour de 2007 y líder oficial del Astana hasta el regreso de Armstrong ha ganado las dos últimas ediciones. El escenario ideal para que Armstrong siga trabajando su nueva imagen de compañero ideal. En California ayudó como gregario devoto al californiano Leipheimer; en Castilla y León, a Contador. "Claro que trabajará para Alberto", asegura Bruyneel. Armstrong, que está por encima de su peso, sabe que no está para muchos trotes y también que su regreso anunciado en mitad de la Vuelta pasada provocó un ataque de celos en Contador. Aparte de mejorar la forma física, el estadounidense buscará, gesto de buena voluntad, afianzar las relaciones personales; calmar, dentro del juego de los capitanes del equipo, a un corredor que choca con la gran dificultad de asumir que su ídolo retirado haya revivido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de marzo de 2009