Vuelta de las semifinales de la Copa del Rey

Kanouté y Luis Fabiano, frente al poder de Llorente

Cuando llegó al Sevilla, en 2005, con 28 años, algunos le tildaron de "viejo". Consideraban que un delantero con esa edad ya está en decadencia. Kanouté se ha encargado de acallar las malas lenguas. Ya es el quinto máximo goleador de la historia del equipo andaluz y pretende demostrar que le queda energía para más. Lo vivió en sus carnes el Athletic el sábado pasado al caer derrotado en la Liga por dos goles suyos. Llorente, la dinamita de San Mamés, se rindió a la efectividad del sevillista. "Da gusto verle jugar", dijo el delantero rojiblanco, "pero creo que vamos a ser capaces de pararlo".

Con la serenidad que le caracteriza, Kanouté ha marcado 14 goles en este curso -10 en la Liga, dos en la Copa y dos en la Copa de la UEFA-. Por si fuera poco, es especialista en ver portería en los partidos decisivos. Lo hizo en Eindhoven y Glasgow, donde el Sevilla se proclamó doble campeón de la Copa de la UEFA en 2006 y 2007 respectivamente. Lo repitió en la final de la Supercopa de Europa ante el Barça, en 2006 en Mónaco. Y tampoco faltó a la cita en el Bernabéu cuando conquistó la Copa del Rey, en 2007.

Más información
San Mamés y la liturgia copera

Manolo Jiménez, que ha apostado parte de la temporada a la carta copera, confía en el olfato goleador de sus delanteros, que, salvo ante el Ponferradina, en la idea de los dieciseisavos de final, siempre han logrado marcar al menos dos goles. Pero, por si Kanouté falla, guarda un as en la manga. Tras un mes lesionado por un esguince en la rodilla, Luis Fabiano cuenta de nuevo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS