Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat asegura que la térmica de Mequinenza cumple la norma

La Generalitat considera que la central térmica proyectada en Mequinenza (Zaragoza), próxima a varias poblaciones del sur de Lleida y Tarragona, cumple las normativas europeas en materia de seguridad ambiental y emisiones atmosféricas, por lo que no puede oponerse a su construcción como solicitan algunos alcaldes catalanes que temen consecuencias negativas para el medio ambiente y la población de la zona.

Los gobiernos de Cataluña y Aragón crearán una comisión informativa de seguimiento de la planta, que fue autorizada por el Gobierno de Aragón a finales de 2008. Además de los municipios próximos también rechazan la central los ecologistas de las dos comunidades. La directora de Calidad Ambiental de la Generalitat, Maria Comellas, se reunió ayer con los alcaldes del Baix Segre y les aseguró que la contaminación por ozono será mínima al contar con tecnología avanzada. Comellas dijo que, en el supuesto de que la instalación superara los niveles de emisiones de gases nocivos, se podría solicitar al Gobierno aragonés que paralizara la actividad de la central.

Comellas no logró tranquilizar a los alcaldes leridanos, a quienes no se ha facilitado ninguna información sobre el funcionamiento de la térmica y las afectaciones en el ambiente. Evarist Giralt, alcalde de Almatret, localidad situada a siete kilómetros de la futura planta, dijo que todos los alcaldes están recelosos. "Quiero confiar en la Administración y me gustaría que ésta me convenciera para así poder convencer yo a los vecinos", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 2009