Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 1-M

UPyD se estrena en el Parlamento con un escaño clave en Álava

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) confirmó los pronósticos y se alzó con un escaño por Álava, un parlamentario Gorka Maneiro que se erige en una de las claves del posible cambio en el Gobierno vasco, ya que facilita la mayoría absoluta sumados a los 24 socialistas y a los 13 popopulares. En el caso de que Patxi López se presente a la investidura, este voto puede resultar fundamental.

El partido que encabeza Rosa Díez se estrena así en el Parlamento vasco en la novena legislatura. Sigue de esta forma la estela de su logro en las elecciones generales del año pasado, cuando la propia Díez accedió al Congreso en su primera comparecencia electoral.

Y ha sido en Álava, donde también las encuestas le otorgaban los mejores resultados, donde ha mordido. Gorka Maneiro, el cabeza de lista por este territorio será el parlamentario de UPyD. En total, alcanzó el 3,9% de los votos emitidos en el territorio alavés, previsiblemente a costa del PP.

Valores constitucionales

Aunque Rosa Díez ha vendido a lo largo y ancho de la pasada campaña que su partido pondrá sus escaños al servicio de un cambio en el Ejecutivo para impulsar los valores constitucionalistas, a buen seguro que venderá caro su apoyo a Patxi López. Sus alusiones al candidato socialista y a su posible tentación de pactar con el PNV dependiendo de los resultados han sido constantes estos días.

"El PSE de Patxi López ha alentado muchas dudas y sospechas, especialmente durante el fracasado proceso de paz por sus reuniones con Batasuna", advertía en su momento. Sin embargo, también es cierto que casi a renglón seguido animaba a los votantes de izquierda a "no dejar pasar la oportunidad" de apoyarlo en "masa" para materializar el cambio.

La irrupción de esta nueva fuerza en la Cámara de Vitoria, que completa la mayoría alternativa al nacionalismo, no va a dejar indiferente a nadie. Según UPyD, es la mejor garantía de que López, quien ha enviado mensajes claros de que no caerá en el entendimiento con el PNV, opte a la investidura con plenas garantías de éxito.

Socialistas y populares eran conscientes de que la presencia de UPyD iba a terminar haciéndoles daño, aunque no se ponían de acuerdo sobre a quién le iba a hacer más. El caladero más factible para el partido de Rosa Díez era Álava, como así se ha confirmado, tanto por ser una provincia abonada en las últimas elecciones a los partidos del bloque constitucionalista PSE-PP como por el hecho de que son necesarios menos votos que en las otras dos para sacar un escaño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de marzo de 2009