Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

Bárcenas ha controlado las cuentas del PP durante 25 años

Luis Bárcenas Gutiérrez siguió preparando ayer las nóminas de los trabajadores del partido en su despacho de la planta sexta de la sede del PP, en Madrid, como hace desde 1983. Mientras, iba recibiendo la visita de dirigentes y empleados que acudían a expresarle su solidaridad tras conocerse que puede ser imputado en la investigación del juez Baltasar Garzón.

El tesorero del PP, de 52 años, es la persona que más tiempo lleva trabajando en la sede de Génova y es quien realiza una función más delicada. Desde hace 25 años no hay un contrato, un ingreso o un pago del PP que no pase por sus manos. Primero como gerente y, desde el pasado junio, como tesorero nacional. Ha sido testigo discreto de todos los cambios del partido y ha sobrevivido a todos. En Génova y entre ex dirigentes del partido había ayer conmoción.

Llegó a la Alianza Popular de Manuel Fraga de la mano de Ángel Sanchís y trabajó con el entonces tesorero Rosendo Naseiro. Bárcenas sobrevivió a ambos cuando estalló el llamado caso Naseiro en 1990 y a los dos sólo les libró del banquillo la anulación de las cintas que originaron la investigación. De hecho, en las cintas anuladas Bárcenas era mencionado de forma colateral por algunos de los implicados en el escándalo, que estalló nada más llegar José María Aznar a la dirección del partido.

Bárcenas ha trabajado de forma directa con los diferentes secretarios generales del partido, desde Jorge Verstrynge y Alberto Ruiz-Gallardón hasta Francisco Álvarez-Cascos, Ángel Acebes, Javier Arenas y Dolores de Cospedal. Con Arenas mantiene una estrecha amistad.

Trabajo con el líder

Con Rajoy trabajó directamente cuando éste era vicesecretario, y en las campañas electorales que ha dirigido. Su tarea consiste, precisamente, en controlar hasta el último euro con el que se financia el PP. En esa labor tuvo relación estrecha con Francisco Correa, imputado como presunto jefe de la trama. Según la versión oficial, fue Bárcenas quien empezó a cortar las relaciones con sus empresas en 2004. En el Congreso del partido de 2004, Rajoy intentó ascenderle de gerente a tesorero, pero Álvaro Lapuerta se resistió. De hecho, unos meses antes Rajoy se había encargado de incluirle en las listas para protegerle como aforado. Pese a ser de Huelva, le incluyó por Cantabria al Senado, la única circunscripción en la que había hueco. Educado y discreto, no se le conoce actividad laboral al margen del PP. Es aficionado al montañismo y al esquí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de febrero de 2009