Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos dos agentes FIFA y tres futbolistas tras el decomiso de 600 kilos de cocaína

El último de los 11 detenidos en la Operación Ciclón es un ex futbolista

Dos agentes con licencia de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) y tres futbolistas han sido detenidos en el curso de una operación policial en la que han sido arrestadas 11 personas y ha sido decomisado un alijo de 600 kilos de cocaína en Madrid, según fuentes policiales. La operación se ha saldado con la desarticulación de un grupo de narcos y el decomiso de uno de los mayores alijos de esta droga -oculto en un contenedor de piezas de generadores eólicos- interceptados en la Comunidad en los últimos años. Desde mediados de 2008, el Cuerpo Nacional de Policía puso en marcha la Operación Ciclón, encaminada a desbaratar "un importante grupo de traficantes", muchos de ellos sin antecedentes, que usaban sus profesiones liberales para encubrir transportes de cocaína desde Suramérica a España.

El alijo de cocaína es uno de los mayores decomisados en los últimos años

La mercancía habría alcanzado al por menor un valor de 70 millones

La investigación ha estado tutelada desde el inicio por el juez Baltasar Garzón y la Fiscalía Antidroga. El supuesto líder de este grupo, Zoran Matijevic, de origen serbio, pero de nacionalidad francesa, fue manager del Niza y en la actualidad ejerce como agente de la FIFA, dedicado a la contratación de futbolistas. Según las fuentes informantes, aprovechaba sus continuos viajes a Suramérica para hacer contactos y supuestamente coordinar operaciones de transporte de cocaína a Europa.

Matijevic se apoyaba para estas gestiones en personas también relacionadas con el mundo del fútbol, como su presunto hombre de confianza Pedrag Stankovic, ex jugador del Hércules, del Badajoz y del Estrella Roja de Belgrado. En labores logísticas, la policía sitúa presuntamente a Carlos de la Vega, hoy jugador del Rayo Vallecano; Pablo Acosta, que trabaja de representante de futbolistas; y F. S. G. B., quienes actuaban en Madrid preparando la recepción de la droga. En las labores de distribución participaba el peruano C. F. R. D. En Valencia, la organización contaba con otras personas que prepararon la documentación para la importación de la droga camuflada en un contenedor.La empresa exportadora del contenedor tiene domicilio social en Argentina y el material legal que transportaba estaba declarada como "maquinaria de molinos a viento, soporte de molinos y cilindros de bronce". Pero lo que, lógicamente, no figuraba en ningún documento oficial es que ocultos entre las piezas venían también 600 paquetes de cocaína.

El contenedor con la droga salió de un puerto argentino a mediados del presente mes, llegando en primer lugar a Tánger (norte de Marruecos), y luego a Algeciras (Cádiz), desde donde fue transportado por carretera hasta Madrid. Fue depositado en una nave de un polígono industrial de la capital.

El Grupo Especial de Respuesta al Crimen Organizado (GRECO), y las Unidades contra la Droga y el Crimen Organizado (UDYCO) de la Brigada de Policía Judicial de Madrid y su homóloga de Valencia estaban al tanto de la operación y, antes de que la cocaína fuera distribuida, procedieron a detener a las 11 personas supuestamente relacionadas con la red. El último en ser arrestado ha sido Jesús Emilio Díaz de Mier, Txutxi, que jugó años atrás en los equipos del Hércules de Alicante y en el Athletic de Bilbao.

Posteriormente, los agentes procedieron al registro del contenedor en presencia de la comisión judicial, hallándose entre la mercancía legal numerosas cajas metálicas y rectangulares, que escondían en su interior unos 45 paquetes de cocaína cada uno de ellos, arrojando un peso global de 600 kilos.

Los investigadores han realizado cinco registros domiciliarios en Madrid y Valencia, en tanto que la operación sigue abierta, no descartándose que puedan producirse más detenciones en las próximas horas, según las fuentes informantes.

La droga intervenida habría alcanzado en el mercado negro un valor de 20 millones de euros en el supuesto de haber sido comercializada al por mayor, mientras que vendida al menudeo (gramo a gramo), habría alcanzado un valor de más de 70 millones de euros, según expertos en lucha contra la droga.

Entre los detenidos hay uno de nacionalidad francesa, un serbio, ocho españoles y un peruano. Entre los objetos intervenidos hay un contenedor con maquinaria para molinos de viento; varios coches de alta gama; numerosos teléfonos móviles y ordenadores portátiles, así como diversa documentación.

"Ha sido una operación muy trabajosa, en la que ha sido preciso emplear mucho tiempo y muchos agentes. Pero ha merecido la pena porque se ha puesto fuera de la circulación un alijo enorme... Y, además, ha sido interceptado en tierra y ya a punto de ser distribuido", comentó anoche un mando del Cuerpo Nacional de Policía.

El cargamento de cocaína ahora descubierto es uno de los mayores descubiertos en Madrid. El más grande de esta misma sustancia decomisado en los últimos años arrojó un peso de 2.200 kilos. Era un envío procedente de Holanda, que fue interceptado en Loeches y en el aeropuerto de Barajas en noviembre de 2004.

Dos meses antes de esa fecha, la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid se incautó en una nave industrial de un polígono de Alcalá de Henares de 1.100 kilos de cocaína que fueron introducidos en la Península a través del puerto de Barcelona ocultos en maquinaria industrial.

En marzo de 2006, la policía aprehendió 250 kilos de cocaína, que estaban almacenados en una nave industrial de Arganda del Rey. La droga iba a ser vendida en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de febrero de 2009