Elecciones 1-M | La campaña

El PP ataca a Anxo Quintana con una campaña de insinuaciones personales

El BNG acusa a Feijóo de sabotearle un acto con la falsa noticia de un accidente

El vaso se desbordó ayer, pero el PP lo venía llenando desde antes de la pegada de carteles. Mientras el candidato popular, Alberto Núñez Feijóo, presume de una campaña limpia, otros dirigentes de su partido se encargan de una operación contra el aspirante del BNG, Anxo Quintana, a golpe de insinuaciones personales. El papel protagonista recae en el líder del PP orensano, José Luis Baltar, responsable de las acusaciones, la mayoría de ellas veladas.

Quintana denuncia desde hace semanas la campaña de "mentiras y difamaciones" del PP, aunque ayer dio un paso más al culpar a este partido de la publicación por una agencia de la falsa noticia, después rectificada, de un accidente de tráfico en el que líder del BNG resultaría herido leve cuando se dirigía a un acto electoral. El nacionalista, que no padeció percance alguno, acusó al PP de "inventar" el suceso para desmovilizar a los asistentes al acto que tenía programado en Santiago. La agencia de noticias atribuyó lo ocurrido a "un fallo en el sistema interno de control editorial".En Allariz, Baltar insinuó una relación de Quintana con Teresa Táboas a sabiendas de que es mentira, según reconoció después un diputado del PP. "Ahora me voy a meter con la conselleira de Vivenda, que es lo que le duele a Quintana. Sabéis que a ésa no se le puede tocar, porque a Quintana le molesta mucho", dijo, y cerró el ataque con una expresión muy de su gusto: "Y no voy a ir más por ahí, pero sabéis todos por qué lo digo".

Similar esquema empleó en Toén el lunes: "Antes andaba con una camisa con más años que Carracuca. ¿Quién te ha visto y quién te ve? Ahora, querido amigo, buen traje de Armani, buena camisa de seda, buenas compañías... Lo digo, y el que quiera entender que entienda". En el mismo mitin le acusó de interceder en favor de un cuñado y añadió otra insinuación de calibre grueso: "No hay derecho a que, con quien es el encargado de cuidar de las mujeres, se den los hechos que se dan. Algunos ya saben de lo que hablo: pusimos al ratón a cuidar del queso". Días antes, asesores del PP mostraban fotos del garaje de Quintana abollado supuestamente por su coche, para sustentar la misma acusación que Baltar.

Una agencia de noticias titulaba ayer: "Quintana suspende un acto electoral en Santiago con jóvenes debido a un accidente leve". El teletipo, que aseguraba que Quintana se encontraba en el hospital para hacerse una revisión, daba incluso datos sobre el lugar y la hora del accidente: kilómetro 92 de la AP-9, a las 8.45 horas. Cuando la agencia publicó el desmentido, el falso accidente ya había sido difundido por radios e Internet.

La publicación ayer por ABC y La Voz de Galicia de fotos de Quintana a bordo de un barco del empresario Jacinto Rey - que la víspera ofrecían en un acto en Pontevedra ediles del PP- colmaron la paciencia de Quintana. "Como vicepresidente, tengo la obligación y la satisfacción de hablar con todo el mundo que quiere hablar conmigo", se justificó, antes de acusar al PP de estar detrás de "los paparazzis" que le espiaron y de la noticia del falso accidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de febrero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50