Elecciones 1-M | Galicia

Guerra de sillas en la campaña gallega

El PSOE dice que desapareció una mesa por la que Fraga pagó 33.000 euros

A falta de polémicas sobre propuestas, que apenas han aparecido aún, la campaña gallega vivió ayer un ligero subidón de intensidad mientras los dos grandes partidos se echaban a la cabeza sus respectivos excesos.

Cada día, el PP reprocha al PSdeG los excesos por los gastos de la Xunta en sillas de 2.000 euros y un coche "más caro que el de Obama". Los socialistas evitaban hasta ahora la polémica, destapada por Abc, aunque en privado admiten que la insistencia del PP hace daño a la imagen del presidente, Emilio Pérez Touriño.

Ayer, a mitad de campaña, el PSdeG decidió contratacar. La secretaria de Organización de este partido, Mar Barcón, compareció para explicar que en 2005, cuando Touriño llegó a Monte Pío, la residencia oficial que Manuel Fraga hizo construir, su equipo se dio cuenta de que faltaban cosas. Entre ellas, una mesa del siglo XIX que costó 33.500 euros, y una silla de 6.500 euros.

Gallardón llega a Galicia, a Aguirre no se la espera y Camps cancela su mitin

Más información

La guerra de las sillas es importante, porque en todos los mítines, Mariano Rajoy les dice a sus militantes: "Todas las sillas que hay aquí cuestan menos que una sola de las que compró Touriño; los gallegos somos gente austera". Ahora, el PSdeG tiene munición para contrarrestar en sus mítines esa carga de profundidad. Según los socialistas, de los 24 millones de euros que costó Monte Pío, Fraga se gastó en el mobiliario 800.000 euros y 400.000 en la piscina. El PSdeG está convencido de que Alberto Núñez Feijóo, que era vicepresidente de Fraga, no podrá presumir ya de austeridad.

La campaña del PP recibió ayer el empuje de Alberto Ruiz-Gallardón en A Coruña. Volverá otros dos días. En su intento de huir de la marca PP, en horas bajas, los servicios de prensa del partido en Galicia no informan de ninguno de los actos de dirigentes nacionales. Gallardón llegó así a A Coruña de forma semiclandestina. El PP gallego no dice si vendrá finalmente Esperanza Aguirre, pero su entorno asegura que no está previsto. Feijóo es un barón moderado, cercano a Gallardón. Otro de los barones enfrascados en escándalos, Francisco Camps, sí tenía previsto un acto en Lugo el miércoles, pero, aunque el PP gallego sigue sin informar, la Generalitat valenciana confirma que no vendrá.

Al margen de mesas y sillas, el PSdeG sigue con su campaña tranquila, en la que Touriño apenas da mítines y no lanza ninguna idea contundente, mientras la campaña real la lleva José Blanco, que se recorre toda Galicia con varios actos diarios y ofrece los titulares más claros. Ayer dijo que Rajoy es "un caradura" y que su derrota en Galicia servirá para "renovar su equipo y su liderazgo". También criticó al PP por tratar de desviar el asunto de la corrupción hacia la cacería de Bermejo. "El problema es de cazo y no de caza", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de febrero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50