Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desplome en la venta de pisos seguirá tras una caída del 29% en 2008

Cada mes ocurría lo mismo: el Instituto Nacional de Estadística informaba durante 2008 del desplome en las ventas de viviendas. Con pequeñas variaciones, el mercado inmobiliario se tiñó de rojo durante todo el año. Los datos globales hechos públicos ayer arrojan 558.429 operaciones cerradas en 2008, lo que supone un descenso del 28,6% respecto al año anterior. Las viviendas usadas son las que más han sufrido la sangría, con una cifra casi un 40% inferior.

Pero aquí no acaba la cosa. El vicepresidente Pedro Solbes comparte la opinión de los expertos, que anuncian que la parálisis del mercado continuará este año. El dato positivo es que, al menos, la caída no se hizo más pronunciada en los últimos meses del año.

El año pasado no fue sólo el del mayor desplome en las compraventas del que tienen constancia las estadísticas, también fue la primera vez que el número de transacciones de viviendas nuevas superó al de usadas. Y es que el ajuste en los pisos de segunda mano ya se ha producido. Para 2009 se prevé que la caída en las preventas de viviendas nuevas vivida en los últimos meses augure un fuerte descenso en este segmento.

Otro de los datos llamativos es que la vivienda de protección oficial (VPO) no se salva de la quema, como decían los empresarios del ladrillo en los primeros meses de la crisis. Porque es cierto que estas transacciones han caído menos que las totales, pero el descenso del 25,5% es bastante notable. La VPO no ha actuado, pues, de forma anticíclica.

Solbes auguró ayer que el ajuste en la compraventa de viviendas "seguirá durante mucho tiempo", según recoge la agencia Efe. El vicepresidente admitió además que la economía española vivió un exceso de construcción de viviendas nuevas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de febrero de 2009