Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mercado tardará tres años en absorber el millón de viviendas sin vender

Según el decano de los registradores de propiedad.- Si no se construyese más, se tardaría dos años en vender esas casas

La situación del mercado inmobiliario en España continúa sin dar buenas noticias pero sí se empeña en mostrar las consecuencias de los excesos de los últimos años. Las cifras de todo el año pasado muestran una caída constante de ventas que seguirá en 2009, situación que se refleja de manera inevitable en el stock de viviendas en el mercado. En este sentido, el decano del Colegio de Registradores de España, Eugenio Rodríguez Cepeda, ha pronosticado este miércoles un plazo de al menos tres años para que el mercado pueda absorber el millón de viviendas que hay en España sin vender.

Así se ha pronunciado Rodríguez Cepeda en una conferencia de prensa convocada en el marco de las Jornadas sobre mercado hipotecario en los países iberoamericanos, que se celebran en Madrid. Según estimaciones del sector inmobiliario alrededor de un millón de pisos construidos en los últimos años en España están sin vender.

Factores demográficos

Una cifra que, según el decano del Colegio de Registradores de España, puede ser "bastante cierta" y que el mercado tardaría en absorber dos años si no se construyese más. Pero si las obras continúan, "cuánto tardará el mercado español en digerir esa despensa", se preguntó Rodríguez Cepeda, para aventurar un plazo que abarcaría "entre tres años y cuarenta meses". En opinión del registrador, en la brusca caída del sector inmobiliario español no sólo ha influido la crisis financiera y económica, sino también la evolución demográfica de España.

Así, Rodríguez Cepeda subrayó la caída de la natalidad en España en los años ochenta en contraste con la alcanzada en la década de los sesenta y setenta, lo que, en su opinión, hace que el "mercado se agote", aún teniendo en cuenta la llegada de emigrantes a nuestro país. Para Rodríguez Cepeda la actual crisis, que definió como un "tsunami", permitirá "afilar las herramientas" financieras con las que actualmente se cuenta y salir fortalecidos.