Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 1-M

El CIS confirma la previsión de PNV y PSE de que "todo está por decidir"

Ibarretxe ganaría por 1-2 escaños, pero será imposible repetir el tripartito

El escenario político que el sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) dibuja para las elecciones vascas del 1-M coincide en sus trazos más gruesos, según los datos difundidos ayer, con las previsiones de los dos principales partidos (PNV y PSE-EE), conscientes ambos de que sus fuerzas estarán más igualadas que nunca porque, ahora, en el arranque de la campaña, "todo está por decidir".

El sondeo del CIS, que en las elecciones de 2005 trazó una proyección luego confirmada por el resultado de las urnas, avala el actual pronóstico nacionalista de que ganarán al PSE-EE por uno o dos escaños. El CIS, que no contempla la presencia de la izquierda abertzale, ofrece una estimación de 27-28 escaños para el PNV y 26 para los socialistas. Con todo, este triunfo impedirá reeditar el actual tripartito porque sus parlamentarios previstos (33-35) se quedarían a tres de la mayoría absoluta; incluso, si se añade el resultado asociado a Aralar, todavía estaría uno por debajo de los 38 requeridos.

Guipúzcoa, muy igualada, tiene la llave del 1-M. Álava y Vizcaya, decididas

El 'lehendakari' es el mejor valorado, pero un 54,7% quiere un cambio de gobierno

La ausencia de la izquierda abertzale favorece una redistribución de los actuales nueve escaños de EHAK, que aportaría mayores réditos a Aralar ya que, según el CIS, triplicaría su actual representación. Por contra, EA, que enarbola la bandera del polo soberanista tras su polémica ruptura con su socio peneuvista, vería prácticamente reducida a la mitad (3-4) su fuerza, mientras EB comprueba otra vez que su suelo es inamovible.

El PNV se impone con claridad en Vizcaya (una ventaja mínima de 11 a 8 escaños), mientras el PSE lo hace en Álava (9 a 7) y queda todo abierto en Guipúzcoa, considerado un escenario determinante para la suerte final de estas elecciones.

En base a estas proyecciones, los socialistas (subirían de los 18 actuales a 26) tendrían prácticamente asegurada la posibilidad de formar con el apoyo del PP (11-12 parlamentarios) ese gobierno sobre el que tanto alerta Iñigo Urkullu. En este muestreo, realizado entre el 15 de enero y el 4 de febrero, ya se han tenido en cuenta las posibles repercusiones sobre el conflicto de los espías en el gobierno de la Comunidad de Madrid.

Pese a que este sondeo otorga al PP entre tres y cuatro escaños menos de los que obtuvo en 2005, sus actuales dirigentes ven la situación con optimismo y consideran que el sondeo no refleja su situación real. "El sondeo de hace cuatro años del CIS al comienzo de la campaña era igual. Hemos recuperado posiciones", señalan responsables de la campaña popular. "Estamos convencidos de sacar más escaños".

Los populares tratan de apuntalar su posición para hacerse valer ante los futuros pactos de gobierno. Eso sí, el acuerdo PSEPP apenas merece la aprobación para un 4,6% de los encuestados. El pacto preferido es el de nacionalistas y socialistas (20%); eso sí, con muy poca ventaja sobre el actual tripartito (18,8%).

Pero es, precisamente, el deseo mayoritario de que se produzca un cambio de gobierno en el País Vasco el principal aliado socialista. Un 54,7% de los encuestados se declara partidario de que las próximas elecciones acaben con la fórmula del actual tripartito. Además, el PSE-EE podría rentabilizar la criticada gestión del actual Ejecutivo durante los últimos cuatro años, que sólo merece una valoración buena o muy buena para un 28,5%.

Con todo, los datos del CIS, donde se detecta una indecisión próxima al 43%, desvelan tres rasgos muy significativos, y todos ellos son a favor del PNV. De entrada, Ibarretxe supera con creces en valoración a López aunque sólo un 33,4% ve buena o muy buena su gestión. El candidato peneuvista (30,9%) casi duplica a López (16,6%) cuando se pregunta a quien prefiere como futuro lehendakari. De hecho, Ibarretxe es considerado como el más capacitado para abordar la actual situación económica y su partido, quien mejor defiende los intereses vascos.

Las frases de la jornada

- Iñigo Urkullu (PNV): "Las campañas electorales sirven para que cada partido presente sus propuestas, sus candidatos, sus soluciones. Y que, entre ellas, la ciudadanía compare, teste, coteje y analice antes de determinar cuál le convence más. Que compare el currículum de cada candidato y observe quién le da más garantía. Quien, como Ibarretxe, que atesora una experiencia reconocida, y quien sólo puede prometer la confianza de un billete de la bonoloto.

- Txarli Prieto (PSE). "El cofrade de San Roque, el señor Ibarretxe, ha necesitado llegar a las elecciones de 2009 para hacer discursos de igualdad, pero no para practicarla".

- Mariano Rajoy (PP): "En un país civilizado, sensato y razonable, el ministro de Justicia hubiera dejado de ser ministro de Justicia. Tendrá que dar explicaciones en el Congreso de la cacería".

Unai Ziarreta (EA). "Hay que hacer una política fiscal solidaria, que paguen más los que más tienen, creando más empleo y más inversión pública para garantizar el Estado de bienestar".

- Javier Madrazo (EB). "Son inmorales las declaraciones de Fernández Ordóñez a favor del abaratamiento del despido y de la flexibilización del mercado laboral. [Es inmoral] que las haga un socialista. ¿Este es el cambio que plantea López y el PSE?".

- Dani Maeztu (Aralar): "Es necesaria una visión más comarcal, sin perder de vista para toda Euskadi un planteamiento general".

- Martínez Gorriarán (UPyD): "Con gentes del País Vasco, apostamos en este partido por la regeneración democrática en toda España".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de febrero de 2009

Más información