Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

El PP elige una vía sin futuro para recusar al juez instructor

El presidente de los populares, Mariano Rajoy, arropado por numerosos cargos de su partido, anunció que el PP tenía intención de personarse como acusación en la causa que instruye el juez Garzón con la intención de recusarle por entender que participa en una campaña de desprestigio del partido.

Es la misma reacción que el PSOE tuvo en su día con el juez Marino Barbero, instructor del caso Filesa. También en aquel caso, los socialistas intentaron personarse como acusación. Sin embargo, la personación no fue admitida porque miembros del PSC y del PSOE estaban siendo investigados y por tanto de su actuación podía derivarse una responsabilidad civil por parte del partido.

También el Estado en el caso Amedo intentó personarse como acusación por estimar que la conducta de los policías podía constituir un perjuicio a la Administración. La Audiencia Nacional lo impidió por entender que precisamente la condición de funcionarios de Amedo y Domínguez suponía que el Estado debía asumir la responsabilidad civil de sus actos.

Así que, aunque el PP presente una querella contra sus propios militantes para conseguir ser parte en el proceso, fuentes de la Audiencia señalaron que, previsiblemente, no será admitida, puesto que no se puede estar en una causa penal como acusador y como defensor al mismo tiempo, y el PP podría acabar como responsable civil de los actos de los imputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de febrero de 2009