Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat prevé fuertes vientos para hoy y activa la alerta

Barcelona / Manresa

Después de que un vendaval dejase ocho muertos hace dos semanas, la previsión de fuertes vientos hizo que ayer la Generalitat activase el estado de alerta. Se prevé que las rachas superen los 90 kilómetros por hora en el centro de Cataluña y rebasen los 126 kilómetros en las comarcas del Ebro, el Prepirineo y el Pirineo. El viento que el 24 de enero derribó un túnel de bateo en Sant Boi y causó la muerte a cuatro niños fue de 130 kilómetros.

Aunque se prevé que este temporal no sea tan fuerte, el director de Protección Civil, Josep Ramon Mora, pidió a los ciudadanos que extremen las precauciones si han de conducir o realizar actividades al aire libre. Eso incluye la práctica deportiva, para la que no se ha emitido ningún consejo específico.

La Generalitat también ha pedido que se sujeten bien los objetos que están al aire libre. Algunos sufrieron en el último vendaval desperfectos que no han sido reparados. Eso y el hecho de que en muchos bosques aún no se hayan sacado los árboles caídos complica la situación. En el Pirineo se suma otro problema: allí se activó ayer la alarma por nieve. Protección Civil ha pedido a las estaciones de esquí que extremen las precauciones.

También ha extremado sus cautelas la Administración, que ha intentado aprender de la gestión del último temporal. Esta vez, se enviaron avisos a municipios, consejos comarcales y diputaciones el jueves por la tarde, cuando las previsiones aún no eran exactas pero ya anunciaban fuertes vientos. Algunos partidos se quejaron de que los avisos llegaron demasiado tarde hace dos semanas. Ayer, Protección Civil envió alertas más concretas y confirmó que los 946 municipios catalanes las habían recibido.

Por otra parte, ayer dos accidentes múltiples a primera hora de la tarde crearon el mayor colapso que se recuerda en la autopista de Terrassa a Manresa, la C-16. Durante más de cuatro horas los dos carriles de la autopista en dirección norte quedaron cortados a la altura de Manresa. En el primer accidente se vieron implicados ocho vehículos, y en el segundo, seis. Hubo afectados de diversa consideración; pero, a pesar de la aparatosidad, sólo hubo un herido grave, con una afectación torácica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de febrero de 2009