Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ashley Judd ataca a Palin por permitir cacerías salvajes

La actriz es la imagen de una campaña en defensa de los animales

Es la guerra. Toman parte en ella estrellas de Hollywood, lobos de las remotas tierras de Alaska y la incombustible gobernadora Sarah Palin. La primera en disparar ha sido Ashley Judd, famosa por sus papeles en éxitos como Doble traición o Heat. "Ya es hora de detener a Sarah Palin y su absurda salvajada", dice la actriz en un vídeo difundido en YouTube esta semana, en el que pide que se prohíba la caza de lobos desde avionetas. "La gobernadora quiere que siga y se amplíe este horrendo deporte", denuncia.

Hace cinco años que Alaska permitió a los cazadores disparar desde avionetas. Desde entonces han sido abatidos más de 800 animales con este método, según denuncia Defenders of Wildlife, el grupo con el que colabora Judd en esta campaña. Su objetivo es recaudar fondos y presionar al Congreso de Estados Unidos para que impida este método de caza mediante una ley federal.

La gobernadora de alaska consiente matar animales desde avionetas

Lo que para los ecologistas es una práctica brutal, en Alaska se puede interpretar como un simple método para el control de los depredadores. En 2007, Palin intentó implantar una recompensa de 150 dólares por cada animal abatido desde avionetas. La gobernadora quería limitar de este modo la población de animales que, según los biólogos consultados por su Gobierno, estaba creciendo más allá de lo recomendable.

A todos los cazadores que presentaran la pata izquierda de un lobo muerto se les habría pagado. La medida nunca fue aprobada, ya que las recompensas a cazadores quedaron ilegalizadas en Alaska en 1984. Pero para los ecologistas, Palin quedó marcada como la gobernadora que quiso cazar más lobos desde el aire que nadie.

"Este anuncio de un grupo radical y extremista manipula la realidad sobre los programas de control de la fauna en Alaska, y es algo que mis conciudadanos saben desde hace tiempo", señala Palin en un comunicado. "La alimentación y la vida cultural de la gente de Alaska depende de nuestra fauna y no podemos permitirnos que los depredadores diezmen la población de alces y caribúes". En su respuesta a Ashley Judd, Palin no niega que sea partidaria de esta práctica. Como ya hizo en la campaña electoral que perdió junto a John McCain, ha optado por criticar al mensajero, pero no se ha pronunciado sobre el mensaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de febrero de 2009