Retransmisión

Diez segundos, un millón de dólares

La Super Bowl, el evento televisivo del año en EE UU, esquiva la crisis publicitaria

Cuando se trata de la Super Bowl, no hay crisis que valga. En la final del torneo más famoso de fútbol americano, que se celebra mañana y que alcanza una media de 90 millones de espectadores, las grandes empresas de EE UU están dispuestas a gastarse hasta tres millones de dólares (2,3 millones de euros) en un solo anuncio de 30 segundos. Es decir, a millón de dólares los 10 segundos. Entre las compañías que invertirán estas cantidades están Dreamworks, Anheuser-Busch, H&R Block, Monster y dos rivales que han reavivado la gran guerra de los refrescos: Coca-Cola y Pepsi.

Dreamworks ha producido un anuncio que será un aperitivo de la película Monsters vs Aliens, que se estrenará en marzo. Este tráiler, grabado en tres dimensiones, durará 90 segundos y dará paso a otro de la marca de agua edulcorada SoBe, recientemente comprada por Pepsi. SoBe ya hizo historia en 2008, cuando emitió en la Super Bowl un spot de Naomi Campbell bailando al ritmo de Thriller, de Michael Jackson, con una horda de lagartos, que son el símbolo oficial de la marca.

Para ver algunos de los 'spot' serán necesarias gafas de visión en 3D

Este año, para ver a los ya célebres lagartos será necesario enfundarse las clásicas gafas de visión en 3D. Pero si hasta la fecha era imposible ver imágenes en tres dimensiones a simple vista, tanto Pepsi como DreamWorks han utilizado la nueva tecnología ColorCode, que hace que los colores se vean de forma normal aunque no se lleve gafas.

Durante el partido, Pepsi emitirá otros dos anuncios, uno de ellos de Pepsi Max, su marca baja en calorías. Por su parte, Coca-Cola difundirá tres publicidades diferentes, una de su línea Zero.

En los últimos 10 años, Pepsi ha desbancado en inversión a casi todas las demás marcas en esta cita deportiva. Su gasto ronda los 142 millones de dólares (109 millones de euros). Coca-Cola queda en un modesto octavo puesto por una clara razón: entre 1999 y 2006 no ofreció ni un anuncio en este espacio. Sólo ha gastado unos 30 millones de dólares (23 millones de euros), según la consultora TNS Media Intelligence.

A pesar de la guerra de las colas y la carrera por presentar el anuncio más sofisticado tecnológicamente, hay empresas de peso que este año han decidido dar muestras de austeridad. Así, ni Fed Ex ni General Motors publicitarán sus productos. En los últimos años, las dos marcas juntas invirtieron más de 100 millones (77 millones de euros) en la Super Bowl.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de enero de 2009.