Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de olivareros secundan en Jaén un paro por la crisis de precios

Coag exige ayudas para el almacenamiento por los problemas de liquidez

Varios miles de olivareros, en su mayoría titulares de pequeñas y medianas explotaciones, secundaron ayer el paro en el sector convocado por la organización agraria Coag para protestar por la caída de los precios en origen del aceite de oliva -por debajo de los dos euros-. Reclaman a la Administración que ponga en marcha las ayudas para el almacenamiento privado y que resuelvan los graves problemas de liquidez que tienen las cooperativas.

Coag cifró el seguimiento del paro en unos 10.000 olivareros y del 90% de las más de 300 almazaras existentes en la provincia jiennense. No obstante, la protesta no contó con el respaldo del resto de organizaciones agrarias ni de la patronal ni el sindicato UGT, que animó a los jornaleros a acudir a la recolección de la aceituna, cuya campaña se está viendo alterada por las lluvias.

La concentración más numerosa tuvo lugar en Úbeda, donde Coag reunió a más de 2.000 personas junto a la cooperativa La Unión. Una cantidad similar de agricultores se congregó en Porcuna y Arjona. Coag advirtió de que, el de ayer, fue el inicio de una campaña que continuará el próximo día 19 de febrero con una nueva concentración en Jaén.

El responsable de Organización de Coag en Andalucía, Eduardo López, justificó el paro en "las prácticas especulativas que se producen en el mercado del aceite de oliva, en el que tres grandes empresas controlan el 80% de las operaciones y ejercen su posición de dominio pagando a los productores precios que no superan el umbral de rentabilidad". Esta organización agraria exige al Gobierno la actualización y la activación inmediata de las ayudas para el almacenamiento privado.

La actual OCM del aceite de oliva contempla en causas excepcionales de "perturbación del mercado" dar ayudas para el almacenamiento del aceite, una posibilidad que se abriría cuando, durante más de dos semanas, el precio en origen estuviera por debajo de 1,77 euros el kilo de virgen extra o 1,52 el lampante, unos niveles a los que llegó en días pasados. Sin embargo, la organización agraria Coag pide que se actualicen esos mecanismos de regulación por haber quedado obsoletos, ya que los precios se basan en campañas de hace más de una década.

Del mismo modo, la Coag demanda mecanismos de protección para el olivar tradicional, la modificación de la normativa comunitaria para la prohibición de las mezclas de aceite de oliva y que se dote a la Agencia del Aceite de Oliva de la capacidad, los medios y las competencias necesarias para realizar un control pormenorizado de los datos de movimientos de aceites de la industria.

El consejero de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, Martín Soler, aseguró ayer que "no es momento de enfrentamientos ni paros" en el sector oleícola andaluz, si bien consideró "legítimas" las movilizaciones de los agricultores, informa Valme Cortés.

Pese a ello, y durante la firma de un protocolo de incentivos a las cooperativas del sector en Granada, les pidió "unión" para afrontar de forma más fuerte las circunstancias actuales y así "arrimar el hombro".

Es la única forma, según Martín Soler, de proteger el "mejor aceite de oliva, que es el que se produce en Andalucía".

Hojiblanca aúna a 80 cooperativas

Unas ochenta cooperativas de Andalucía y Castilla la Mancha, con una producción de unas 160.000 toneladas, van a comercializar sus aceites de oliva vírgenes a granel a través del grupo malagueño Hojiblanca, líder andaluz en el sector oleícola. Estas entidades han optado por esta fórmula después de estudiar diferentes posibilidades en las numerosas reuniones que han mantenido auspiciadas por la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias (Faeca).

Finalmente, las cooperativas, de las provincias de Jaén, Córdoba, Málaga y Sevilla y de la comunidad de Castilla-La Mancha, han elegido a Hojiblanca como plataforma para aunar sus ventas por entender que es "la entidad con capacidad financiera y estructura operativa con más garantías para acometer este proyecto, lo que redunda en un abaratamiento de costos y solvencia para el éxito de la operación".

De este modo, Hojiblanca, cuyo director gerente, Antonio Luque, es uno de los responsables de Faeca, será la encargada de comercializar todas estas producciones para lo cual se harán socios colaboradores de la entidad y se firmarán contratos de compraventa entre estas cooperativas.

En todo caso, se trata de la opción más inmediata para comenzar a operar en el mercado, sin descartar otros mecanismos para próximas campañas.

Este grupo es el cuarto que surge en Andalucía en las últimas semanas para concentrar la oferta y luchar así contra la caída de precios en el sector por la presión que sufren de la industria distribuidora.

Los otros tres están promovidos por Interoleo Picual, JaénCoop y otro presentado ayer en Granada y que reúne a una veintena de cooperativas con una producción cercana a las 20.000 toneladas, casi la mitad del aceite de la provincia. Éste último tendrá ayudas de la Junta para la gestión según el acuerdo con la Asociación de Cooperativas de Granada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de enero de 2009

Más información