Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laura se queda sola en clase

Seguimiento masivo de la huelga de las escuelas infantiles contra el recorte de calidad - Ocho centros municipales cierran y dejan a las familias sin aulas

Laurita juega en su micromundo. Entre una pizarra y un peluche. No molesta porque no tiene a quién. Los otros 100 niños de su escuela infantil, en Moratalaz, no han aparecido por clase. El centro, y casi 400 más, están en huelga contra el recorte de calidad en la educación infantil pública de Madrid. El paro afecta a 5.000 docentes y a más de 30.000 menores de seis años. Niños que se han quedado con sus abuelos, al cuidado de una amiga, un ratito en casa. O como Laura, solos en el aula.

La protesta, convocada por cuatro sindicatos y respaldada por oposición y asociaciones de padres, fue secundada por el 80% de los educadores, según estimaciones de la Junta de Portavoces de Escuelas Infantiles. Este periódico, que consultó 40 centros repartidos por la región, calculó un 75% de seguimiento.La Comunidad de Madrid rebaja el porcentaje al 43%. La Consejería de Educación decretó que el 25% de la plantilla debía cubrir los servicios mínimos. Ocho escuelas infantiles municipales de Rivas Vaciamadrid y San Fernando de Henares, ambas gobernadas por IU, se los saltaron. San Fernando justificó que los servicios mínimos no podían proporcionar "los cuidados más indispensables" de los niños, "dada su falta de autonomía".

La protesta sigue convocada para hoy en los casi 400 centros de la región

"Nuestros niños son invisibles para la Administración", dice una madre

Para los padres fue una faena que unos entendieron mejor que otros, porque esta semana los niños se quedan tres días sin clase. Dos por la huelga (ayer y hoy) y uno más porque el viernes es festivo. "Mi hija y yo trabajamos y no podemos cuidar del niño, pero apoyamos la huelga porque vamos para atrás como los cangrejos", explicaba en Alcorcón María, abuela de un alumno. En Móstoles, Sandra y Cristina dejaron a sus hijos sin tener muy clara la convocatoria. "¿Pero no era porque el Ayuntamiento quiere eliminar el tramo de tres a seis años?", preguntaban, informa Javier S. del Moral. En Moratalaz, otra madre ni se había enterado. "Es que voy rápido y no leo los carteles", explicaba al dejar a su hijo. "Me lo habían dicho, pero no tengo familia con la que dejarle", señaló otro padre, Iñaki Burgos, a punto de salir corriendo a por el coche. "Nos ha respaldado la mayoría de los padres, a ellos también les preocupa", comentaron varias docentes. Miriam Lee, presidenta del AMPA de un centro de Puente de Vallecas, pidió a su suegra que cuidara a la niña para secundar el paro. Asistieron sólo dos alumnas de más de un centenar. "Los padres estamos muy concienciados", explicaba Lee. Le preocupa que el decreto de mínimos aprobado por la Comunidad de Madrid permita pasar de 16 a 20 niños en las aulas de tres años "sin aumentar también el espacio y el número de profesores que les atienden". Critica que la nueva normativa autorice abrir escuelas sin patio propio y se mande a los niños a "parques públicos sin garantía de seguridad ni limpieza". Y sentencia: "Nuestros niños se han vuelto invisibles para la administración".

La Consejería de Educación ha eliminado además este curso las cuotas gratuitas para las familias más necesitadas. La tarifa mínima mensual, sin contar el comedor, asciende ahora a 45 euros. El incremento ha supuesto abandonos en las matrículas. Casi una veintena de las escuelas consultadas aseguraron que habían registrado "entre dos y cuatro" bajas en los últimos meses de padres que no pueden pagar ese dinero para dejar a sus hijos en las escuelas.

Además de la huelga, docentes, padres y sindicatos (convocan CC OO, UGT, CSIT-UP y CGT) se concentraron ayer a mediodía frente a la Consejería de Educación, en la calle de Alcalá, para protestar. Acudieron unas 1.000 personas, según cálculos policiales, que cortaron una de las vías de circulación. Portaban lemas como "El dinero público para la escuela pública" y "No votan pero tienen derechos". Algunos asistieron disfrazados de demonios para denunciar que se llevan "la educación infantil a los infiernos", informa Efe.

Es la segunda vez que las escuelas infantiles públicas se echan a la calle y a la huelga en Madrid en nueve meses. La consejera de Educación, Lucía Figar, consideró ayer que se trata de una protesta "política" organizada por los mismos sindicatos "que no son capaces de decir nada" al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

La huelga, que sigue hoy, concluirá con una manifestación esta tarde a las 18.00 entre la plaza de la Villa y la Puerta del Sol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 2009