Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"¿Hemos mostrado dolor o así?"

Una de las detenidas pactó la moción de ANV en Azpeitia tras el asesinato de Uria

La conversación que a continuación se reproduce entre el entonces alcalde de Azpeitia (Guipuzcoa), Iñaki Errazkin (ANV), y la responsable de prensa de la izquierda abertzale, Agurtzane Solaberrieta, se produjo minutos después de terminar el pleno extraordinario del Ayuntamiento celebrado el pasado 3 de diciembre. Ese pleno rechazó la propuesta de ANV de no condenar el atentado contra el empresario Ignacio Uria y aprobó la moción de condena presentada por PNV, EA y Aralar.

-"¿Nosotros hemos metido lo nuestro o ha sido aprobado con los otros?", pregunta Solaberrieta por teléfono al alcalde.

-"Nosotros lo nuestro y luego los otros, PNV, EA y Aralar, el de ellos", responde Errazkin.

-"¿En qué términos hemos aparecido? ¿Hemos mostrado dolor o así?", prosigue la responsable de prensa.

-"Sí, eso sí, porque es que si no, sería...", contesta el regidor.

Y, efectivamente, en la propuesta de moción leída en ese pleno por el alcalde se recogían algunas manifestaciones de duelo. "Ante este suceso grave [el asesinato del empresario a manos de ETA], queremos mostrar nuestro pesar, dolor y tristeza y nuestra solidaridad y apoyo con la familia y amigos", rezaba el texto. Pero, acto seguido, Errazkin entró de lleno en el discurso de la izquierda abertzale -"lo nuestro", como lo denomina Solaberrieta- para subrayar que "lo sucedido aumenta la necesidad de resolución del conflicto" para cuyo fin "este ayuntamiento hará todo lo que esté en su mano en favor de un amplio acuerdo".

Antes del pleno, Errazkin y Solaberrieta pactaron la posición a seguir. La primera envió a Azpeitia una propuesta de comunicado por email advirtiendo al alcalde: "De todas formas [aunque no fuera aprobada] nosotros presentamos nuestra moción". Tras el pleno, Solaberrieta reclama a Errazkin el texto que propusieron para una nota de prensa. "Es un turmix con lo que tenía el otro, con lo nuestro y con lo que teníamos", le avisa el alcalde.

La moción que al final se aprobó expresaba el más "rotundo rechazo y condena" y exigía a ETA que dejara las armas. Salió con los ocho votos de PNV, EA y Aralar. ANV votó en contra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de enero de 2009