Oleada de despidos

ING despedirá a 7.000 trabajadores tras entrar en pérdidas en 2008

El grupo holandés recurre a nuevas ayudas públicas y su primer ejecutivo dimite

ING, el buque insignia de la banca holandesa que gestiona los ahorros de 85 millones de clientes, se vio forzado ayer a dar un enérgico giro de timón para hacer frente a una crisis financiera internacional que no cesa. De una sola vez, anunció unas pérdidas netas de 1.000 millones de euros en el 2008 y el despido de 7.000 empleados (el 5,4% de la plantilla) para reducir costes. En el grupo financiero trabajan 131.000 personas repartidas por 50 países. De éstos, 745 operan en ING-España, entre Madrid y Barcelona, donde, según la entidad, no se prevén bajas laborales. Nada más conocerse los malos resultados, Michel Tilmant, primer ejecutivo de la entidad desde 2004, presentó su dimisión.

Las acciones de los bancos se disparan al disiparse temores sobre sus cuentas
Más información
Corus anuncia que va a suprimir 3.500 empleos
ING y SocGen ceden a la presión social contra las retribuciones millonarias de los banqueros

El Estado holandés, que ya inyectó en octubre pasado capital por valor de 10.000 millones en el grupo, volverá a prestarle apoyo. Entonces la entidad justificó la inyección como una manera de reforzar su capital. Ahora se ha visto que era una manera de tapar agujeros no ha sido suficiente. Holanda decidió ayer avalar el 80% de la cartera de hipotecas con problemas que ING tiene en EE UU. Son las denominadas hipotecas Alt-A (que están entre las solventes y las basura), una cartera de unos 27.700 millones que ha sufrido una fuerte devaluación. Aunque seguirán perteneciendo a ING, el Gobierno tendrá una participación en las mismas de un 80%, tanto si generan ganancias como pérdidas. A cambio, la firma holandesa se compromete a conceder créditos a particulares y empresas por 25.000 millones y los ejecutivos renuncian a cobrar bonos. El banco no descarta pedir más ayudas. La oposición socialista radical, los liberales y los verdes, se mostraron muy críticos con el nuevo aval del Ejecutivo, de centro izquierda.

Con los despidos y otras medidas, ING espera recortar costes por 1.000 millones este año y por 1.100 millones anuales desde 2010. A la regulación de empleo, que supondrá el 35% del ahorro, se añadirá una revisión de su inversión en Fórmula 1, donde patrocina al equipo de Alonso, la renegociación de contratos de tecnología y un menor gasto en marketing y las oficinas centrales.

El recorte llega tras un trimestre en el que las pérdidas por el negocio típico (sin extraordinarios) fueron de 3.300 millones en banca y seguros.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El primer ejecutivo del grupo, Michel Tilmant, de 56 años, dimite y pasa a convertirse en un asesor hasta su jubilación, que será en agosto. Su cargo lo ocupará Jan Hommen, antiguo director financiero de la multinacional de la electrónica Philips.

Pese a lo sombrío de la situación, ING se disparó un 28% en Bolsa porque la nueva ayuda del Gobierno garantiza la cartera de hipotecas. En general, las cotizaciones de los bancos europeos subieron con fuerza al disiparse algunos temores de que la situación sea aún más grave. A la ayuda pública a ING, se sumó una declaración de Barclays en la que descarta nuevas ampliaciones de capital, habla de un aumento de los ingresos y ratifica sus previsiones de beneficios: sus acciones se dispararon y cerraron con un alza del 73%.

También los resultados de BNP Paribas fueron aplaudidos por el mercado con una subida del 17% pese a que supusieron las primeras pérdidas trimestrales de la entidad desde su creación en 1999. En el conjunto del año, BNP ganó 3.000 millones. El mercado temía unos resultados peores y agradeció que se descarta una ampliación de capital. En España, los bancos también subieron mucho en Bolsa.

Oficinas centrales de ING en Ámsterdam.
Oficinas centrales de ING en Ámsterdam.BLOOMBERG

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS