Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un agujero olímpico

Si el Ayuntamiento consigue finalmente convertir sus 1.200 millones de déficit en deuda a largo plazo, acumulará cerca de 7.200 millones en números rojos. El agujero de las arcas de Barcelona es diez veces menor.

"No es justo que nos comparen con Barcelona. Desde los años ochenta la financiación per cápita allí es superior a la nuestra. Si nos dieran tanto dinero por habitante como a Barcelona, recaudaríamos 400 millones de euros más al año", critica el concejal de Hacienda de Madrid, Juan Bravo. Esa ventaja, dice, los barceloneses la consiguieron por las perspectivas de Juegos Olímpicos en 1992.

"Aquí, sin embargo, hemos preferido asumir el gasto de las instalaciones y tenerlas acabadas antes de lograr la candidatura. Ya están terminadas al 75%. En plena crisis nos dará ventaja ante otros candidatos", justifica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de enero de 2009