Heine ultima una revisión de la historia política del maquis gallego

El historiador alemán desentraña el controvertido papel del PC en la guerrilla

"Queda aún mucho por descubrir sobre la guerrilla antifranquista, que en Galicia fue una de las más importantes, si no la que más, en comparación con otras zonas de España". El historiador alemán Hartmut Heine ultima una actualización revisada de su libro publicado en 1980, La guerrilla antifranquista en Galicia (Edicións Xerais), que arroja luz y datos sobre "la parte política" de ese movimiento.

Heine fue el primer estudioso en desentrañar un relevante, largo (casi 15 años) y de momento poco conocido episodio de la historia reciente española, como es el resistente maquis gallego de centenares de hombres y mujeres que se refugiaron y combatieron en los montes.

La controvertida intervención del Partido Comunista, tras la Segunda Guerra Mundial, al tomar el control de la guerrilla gallega y su posterior abandono protagonizan el trabajo de Heine. Cuenta, con fuentes innimaginables cuando investigó y divulgó, gracias a investigaciones en cientos de aldeas y entrevistas a guerrilleros hoy ya fallecidos, la primera versión sobre el maquis gallego: la apertura, aún lenta y escasamente ecuánime, de los archivos oficiales. Y es que la resistencia antifranquista en el triángulo que conforman Galicia, El Bierzo y Asturias, es "un caso único", destaca el historiador alemán, porque se compuso de dos organizaciones. Por una parte estaba "la federación" de escapados de todo tipo de ideologías que se echaron al monte nada más producirse el golpe de 1936. Fue desmantelada a partir de 1946. Y por otro lado está el Ejército Guerrillero, creado entonces en A Coruña y dominado por el PC, que acabó por desaparecer en el año 1951.

Desenmarañar el polémico papel del "dogmático" PC, que llevó a cabo no pocos linchamientos entre los guerrilleros "con acusaciones inventadas para darles un carácter político", es parte fundamental de este trabajo de casi 500 páginas de Hartmut Heine.

La obra cuenta también cómo los maquis gallegos fueron dejados a su suerte cuando los comunistas organizaron la retirada y exilio de los últimos guerrilleros antifranquistas, "la famosa decisión pactada por el PCE con Stalin". "A la guerrilla gallega no se le ayudó como a la de Levante, que fue mimada por los comunistas tanto en hombres como en armas".

El historiador alemán abrió el jueves en A Coruña el congreso de tres días sobre la guerrilla antifranquista en Galicia, organizado por la Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica con el fin de desterrar mitos y leyendas sobre el maquis. Heine aprovecha su estancia en Galicia para acudir de nuevo al Archivo Militar de Ferrol, donde logró la mayor parte de la documentación y datos que arrojan luz sobre la resistencia en el noroeste de España.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

A diferencia de otros archivos militares, el de Ferrol "es magnífico y único, te ayudan y dan facilidades para todo", destaca Heine, especialmente agradecido al solícito capitán Taboada que nunca le niega acceso a las actas de consejos de guerra. Una fuente valiosa de información dado que otra característica de la guerrilla de Galicia, Asturias y León es que, además de la Guardia Civil, en su represión también intervino el Ejército, con pequeñas unidades militares reforzadas con "falangistas conocedores del terreno", para tratar de acabar con la resistencia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS