El inglés que se adelantó a Galileo

Ayer se inauguró en la sede de la Unesco en París el Año Internacional de la Astronomía, que recuerda los 400 años de las primeras observaciones de la Luna con telescopios. Aunque es el italiano Galileo Galilei la figura preeminente en esta conmemoración, en realidad fue un científico británico, Thomas Harriot, el primero, que se sepa, que dirigió un telescopio hacia la Luna, objetivo obvio para el nuevo instrumento, y la dibujó con cierto detalle. Lo recuerda ahora con toda la información disponible el historiador Allan Chapman en la revista Astronomy and Geophysics.

Harriot fechó su primer dibujo de la Luna el 26 de julio de 1609 y Galileo contó que él la observó por primera vez el 30 de noviembre del mismo año. Luego, el 13 de enero de 1610, Galileo observó los satélites de Júpiter, fecha también histórica para la astronomía. Entre 1610 y 1613 Harriot realizó varios mapas de la Luna y luego se dedicó a otras tareas científicas, en las que sobresalió.

Más información
Lo que vio Galileo al mirar el Universo

Chapman achaca a la desahogada posición económica de Harriot que no se molestara en comunicar sus observaciones, en contraste con la necesidad de Galileo de rentabilizar las suyas mediante la publicación inmediata de sus resultados. Sin embargo, otros expertos señalan que Chapman, que fue el protegido de varios nobles ingleses, no dejó constancia de haber extraído información científica relevante de sus observaciones, al contrario que Galileo.

En París, representantes de la comunidad astronómica de 136 países, políticos y estudiantes celebraron la apertura del año internacional. Koïchiro Matsuura, director general de la Unesco, dijo: "Los seres humanos siempre han mirado al cielo para obtener respuesta a preguntas del tipo: ¿Cómo hemos llegado aquí? y ¿Por qué estamos aquí? El cielo es de todos y la astronomía es un instrumento para promover la paz y la comprensión entre las naciones, y como tal está en el núcleo de la misión de la Unesco".

Catherine Cesarsky, presidenta de la Unión Astronómica Internacional, recordó que estamos en la era dorada de la astronomía y que para cuando termine el año a los organizadores les gustaría que todos los habitantes de la Tierra hubieran dirigido su atención al cielo al menos durante un rato.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS