Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gripe y el frío ponen a prueba las urgencias de La Fe

El Satse denuncia esperas de 12 horas

Con la llegada del frío llegan los problemas respiratorios, la descompensación de los enfermos crónicos y los casos de gripe. Y con ello, las esperas por la saturación de las urgencias hospitalarias, la falta de camas para ingresar a los pacientes, los traslados a otros centros y, en casos extremos, las camas en los pasillos. Todos los años, en mayor o menor medida, los pacientes y los profesionales se ven forzados a representar y sufrir este mismo guión en buena parte de los centros sanitarios. Y esta semana le ha tocado al pabellón central del hospital La Fe de Valencia.

La media de espera de las personas que acuden a urgencias está entre 10 y 12 horas, según denunció ayer el Satse, "aunque se ha dado un caso de quien ha esperado hasta 23". Este sindicato señaló que el miércoles por la noche hubo diez enfermos que se quedaron en la sala de urgencias pendientes de ser hospitalizados porque "no se están produciendo suficientes altas con relación a los ingresos que hay". El problema afecta especialmente a quienes acuden a urgencias por la tarde, ya que no encuentran camas y han de esperar toda la noche en la sala de observación hasta que se vacían habitaciones.

Fuentes de la Consejería de Sanidad admitieron que el aumento de casos de gripe y patologías respiratorias se traduce en un incremento de la presión asistencial, aunque, de momento, "no es un año de saturación". Es cierto que las personas en urgencias tardan más tiempo en pasar a planta, por la falta de camas "y porque estos pacientes requieren de más pruebas diagnósticas y el proceso se demora", señalan. En todo caso, apuntan las mismas fuentes, no ha habido derivaciones de pacientes de La Fe a otros centros desde el día 2 de enero y hay 32 camas de refuerzo libres en el hospital Militar ya que solo hay ocho pacientes ingresados. "De momento no está siendo un mal invierno", apuntaron desde Sanidad. Todo dependerá del frío y la evolución de la gripe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de enero de 2009