FERIAS

La feria CES muestra la convergencia de Internet y el televisor en el hogar

Las pantallas con megacontraste invaden la feria de Las Vegas - La industria confía en el televisor, en su capacidad de innovación y en las redes sociales para remontar la crisis económica - La conexión inalámbrica se integra en la pantalla - El mercado seguirá creciendo en España, favorecido por el apagón analógico

El televisor plano de gran tamaño ha vuelto a monopolizar la feria CES de electrónica de consumo, que tuvo lugar en Las Vegas del jueves al domingo pasados. La principal novedad ha sido que los televisores se pueden conectar directamente a Internet, sin necesidad de ordenador y con el mando a distancia. Gracias a esta convergencia se pueden ver contenidos audiovisuales en la sala de estar a través de proveedores específicos o almacenados por el espectador en el ordenador, disco duro o en una memoria USB.

Las pantallas son ahora más grandes y finas y lo serán más el año que viene, a juzgar por los prototipos mostrados en la feria. El nivel de contraste que se ha conseguido y la profundidad del color negro son espectaculares, tanto en la tecnología LCD como en la de plasma progresan al mismo ritmo. La palabra megacontraste era una de las más pronunciadas en los reclamos publicitarios de la feria.

La frecuencia de barrido de la imagen a 100 hercios también se impone; incluso llega a los 200 hercios para interpolar más imágenes artificiales. La imagen es así más nítida al reducirse el parpadeo y las clásicas estelas en las secuencias de mucho movimiento (los modelos mostrados en la feria iban a 120 y 240 hercios porque en Estados Unidos la luz funciona a 60 hercios en vez de los 50 hercios de Europa).

Los paneles ya son prácticamente todos de alta definición real, de 1.920 por 1.080 píxeles, ya que el HD Ready ha quedado relegado a la gama muy baja o a los televisores pequeños.

Las grandes compañías se esforzaron por destacar el lado bueno de la crisis: una oportunidad para reforzar sus posiciones en el mercado. Piensan mantener sus inversiones en desarrollo, para así distanciarse del resto. La brecha entre las grandes y pequeñas marcas será, de este modo, cada vez mayor.

A su favor tienen que los televisores planos son el único producto, junto a los portátiles, que se venden muy bien. Los sondeos muestran que los consumidores pasarán más tiempo en casa y verán más películas, ya sea con cualquier tipo de discos o descargadas de Internet. El televisor plano, que ha bajado de precio más del 30% en el 2008, lo seguirá haciendo este año, se ve como una buena inversión.

Las ventas de televisores crecieron el año pasado en España como estaba previsto y, con el gancho del apagón analógico, también aumentarán en el año que comienza. Para 2009 se confía en que la facturación global del sector de electrónica de consumo se mantenga gracias a los televisores, porque el resto de segmentos de actividad están muy tocados, como el audio personal y familiar, las cámaras digitales, las videocámaras e incluso los teléfonos móviles.

A nivel más general, los máximos responsables de Sony, Microsoft, Intel y Cisco aprovecharon su presencia en el CES para mostrar cómo la tecnología y la convergencia digital mejorará las vidas de los consumidores y de los países en desarrollo e industrializados. Gary Shapiro, responsable de la industria de electrónica de consumo estadounidense y del CES, se mostró convencido de que esta crisis es pasajera y que en 2010 el sector remontará.

Muestra de un <i>chip</i> en la feria de la electrónica CES de Las Vegas.
Muestra de un <i>chip</i> en la feria de la electrónica CES de Las Vegas.AFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS