Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escasa nevada y la prevención evitan otro caos en Madrid

Esta vez no hubo sorpresas. Más de 70 quitanieves en activo, 426 toneladas de sal repartidas por las calles y un temporal mucho menos intenso -el agua recogida fue hasta siete veces menor en algunas estaciones meteorológicas que el pasado viernes- libraron a Madrid de convertirse por segunda vez en cuatro días en una ratonera para los viajeros y un trampolín resbaloso para viandantes.

En las pistas de Barajas no hubo ayer hielo, según una portavoz de AENA. Estaban cubiertas de sal y anticongelante, vertidos desde la nevada del viernes, día en el que el aeropuerto tuvo que cerrar durante cinco horas. Cinco quitanieves, palas de carga de sal y otros vehículos de apoyo esperaban una nieve que ayer no llegó a cuajar.

La mayoría de los retrasos se registraron en vuelos de la compañía Iberia. Las colas de viajeros frente a los mostradores de atención al cliente eran de varias decenas. Un 30% de los cerca de 650 vuelos de Iberia de ayer salieron más tarde de lo previsto. Además de los retrasos, ayer hubo 52 vuelos cancelados, 43 de ellos por parte de Iberia. La compañía achaca estas cancelaciones a la supuesta huelga de celo de los pilotos. "Llevo dos días de aeropuertos, entre Bogotá y Madrid", explicaba Fernando Vargas, colombiano. "Salí con dos horas de retraso de Colombia, llegué tarde a Barajas y perdí la conexión con Francfort, adonde me dirijo".

En el entorno de la estación de Navacerrada, con 4,7 litros por metro cuadrado, fue donde más agua se recogió ayer. Y precisamente ahí, al noroeste de la región, aparecieron los dos únicos puntos rojos (circulación muy lenta con paradas) del mapa. Ocurrió en la M-601 a la altura de Cercedilla y en la M-604, en Rascafría, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). También hubo retenciones -de menos de un kilómetro- en la A-2 (Barcelona) a la altura de la salida de Alcobendas. Nada que ver con los 400 kilómetros de coches parados del viernes, que provocaron el cruce de acusaciones de ineficacia entre las administraciones, con el Ministerio de Fomento en el centro de la diana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de enero de 2009