Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra niega en 100.000 cartas a vecinos de Castellón su subida de impuestos

El Índice de Precios al Consumo (IPC) creció en España en 2008 el 1,5%. Los impuestos municipales de Castellón lo hicieron el 5,7. Un diferencial de 4,2 puntos que tendrán que cubrir los vecinos de la capital de La Plana de sus bolsillos; pero el alcalde de la ciudad, Alberto Fabra, debe tener una percepción distinta de la realidad. Tanto es así que ha remitido 100.000 cartas a los ciudadanos explicándoles que se ha limitado a "actualizar" los tributos.

El alcalde de Castellón, con esta iniciativa, lo que pretende es aplacar las protestas por la subida de impuestos que el PP aprobó tomando como base el IPC que se registró en la ciudad de Castellón durante el pasado mes de julio.

Sostiene Alberto Fabra en su misiva que el incremento se corresponde con el IPC -nunca precisa a cuál se refiere- lo que le permite afirmar que ha "congelado los impuestos" con el objetivo de mantener el poder adquisitivo "de la ciudad". Nada dice del de los vecinos, quienes, en el mejor de los casos verán incrementados sus salarios un 2,4%.

En su intento de no reconocer que, pese a la crisis y las dificultades que atraviesan las familias, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Castellón ha decidido subir los impuestos, el concejal delegado de hacienda en el ayuntamiento de Castellón, José Masip, aseguró ayer desconocer cómo funciona el IPC ni a qué parámetros corresponde. "Yo no sé cómo funciona", aseguró, y se preguntó "por qué han bajado el IPC", a la vez que mantuvo que "nadie sabe cómo funciona el IPC. Pienso que si los limones suben, quitan de esa bolsa del IPC los limones y ponen pomelos...".

Masip ha tratado de justificar el envío de las 100.000 cartas firmadas por el alcalde indicando que se trata de una circular para dar a conocer las bonificaciones tributarias.

La novedad fundamental para los vecinos de Castellón es que éstos podrán fragmentar el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (antigua contribución urbana) y el Impuesto de Vehículos que llegarán a los ciudadanos con un cargo cerca de un 6% superior al del año pasado. También tendrán una bonificación del 95% las obras de rehabilitación que se realicen en las fachadas de los edificios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 2009