Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llamada al consumo responsable

El reclamo de las rebajas llena los comercios en el segundo domingo del año

Entre risas y muestras de sorpresa fueron recibidas ayer las alrededor de 20 personas que sacaron en procesión a san consumo por el centro de Valencia. Organizada por la federación de ONG de solidaridad internacional, Setem, la marcha quiso realizar un llamamiento al consumo responsable durante el primer domingo de rebajas, aunque éste fue el segundo domingo del año que los establecimientos abrieron sus puertas, hecho que llenó no solo las calles de Valencia sino también las de Castellón y Alicante. Tal como indicó Pedro Reig, presidente de la Confederación de Comerciantes y Autónomos de la Comunidad Valenciana (Covaco), la previsión fijó en cerca de 900.000 personas las que ayer salieron a la calle para aprovechar la apertura de comercios durante el primer domingo de rebajas.

El sarcasmo invadió la procesión que sacó en volandas a san consumo. "Gracias, san consumo, por darnos metal para ser felices en el centro comercial", fue una de las llamadas de atención sobre los viandantes. "Yo compraré, yo compraré y a san consumo alabaré", cantaban los manifestantes.

El objetivo real de éstos, tal como señalaban los panfletos que repartieron, fue el de hacer una llamada al consumo responsable y a ofrecer una serie de opciones "si no quieres ser adorador de san consumo". "Consumir solo lo necesario, elegir productos locales, ecológicos, de segunda mano, reciclados o de comercio justo e informarse de dónde y en qué condiciones fabrican los productos que compras", fueron algunas de las recomendaciones.

El hecho es que, tal como preveía Covaco, la campaña de rebajas está siendo muy "agresiva", con descuentos de hasta el 70%. Aún así, Reig también hizo un llamamiento a la racionalización del gasto y mantuvo que las mejores rebajas se están localizando en los centros urbanos de las ciudades, donde los establecimientos tienen mercancía almacenada y la necesidad de pagar a proveedores. De esta manera, tal como añadió, se mantiene el verdadero espíritu de las rebajas, que es el de ofrecer productos de igual calidad que en temporada pero a un precio menor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de enero de 2009