Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los concertados rechazan la imposición de las aulas mixtas

El responsable en Andalucía de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), Rafael Caamaño, sostuvo ayer que la Consejería de Educación "no puede excluir" de la renovación de los conciertos educativos para el próximo curso a los centros que mantienen la segregación por sexo en sus aulas. Once colegios e institutos separan actualmente a los chicos de las chicas en Andalucía. La Junta ha publicado ya una orden en la que se establece que esos 11 centros deberán admitir a partir de este año a alumnos de ambos sexos si quieren seguir recibiendo los fondos públicos con los que se sostienen. En caso contrario, se tendrían que convertir en privados y no recibirían subvenciones ni ayudas.

Sin embargo, en declaraciones realizadas a Europa Press, Caamaño aseguró "no tener noticias" de que esos 11 centros "vayan a tener problemas para renovar sus conciertos", ya que en las reuniones mantenidas con responsables del departamento de Teresa Jiménez "no se ha percibido ninguna actitud beligerante" en este sentido. Según Caamaño, la consejería "va a seguir respetando la renovación de los conciertos a aquellos centros que practican la segregación por sexo actualmente". La posición de la Junta de Andalucía no coincide con la opinión de Caamaño. Educación pretende que la segregación en los concertados acabe este mismo año y que los 11 centros empiecen a admitir a niños y niñas en igualdad de condiciones en los primeros cursos a partir del mes de marzo. Otras comunidades, como el caso de Cataluña, también han asumido este compromiso, aunque no de forma retroactiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 2009