Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Ultras en Expojove

El GAV, de larga trayectoria violenta, participa en el certamen municipal para niños

En muchas casetas de Expojove, el certamen para niños que organiza el Ayuntamiento de Valencia, regalan algo. Pero los caramelos que da el GAV (Grup d'Acció Valencianista) son especiales. En el envoltorio se lee: "Vine en mosatros"; y en el reverso, su dirección de Internet. La página web del GAV recoge los actos de la organización anticatalanista, cuyo historial violento se remonta a la Transición. Por no irse tan lejos, un documento del 24 de noviembre de 2008 cuenta el boicot al festival de cine en valenciano Inquiet: "La protesta se ha realizado dos días consecutivos: el jueves los pancatalanistas tuvieron que irse a hacer la inauguración fuera de Picassent por motivos de seguridad. El viernes se montó un fuerte dispositivo policial (con más de 25 agentes entre policía y Guardia Civil), llegando a cortar la carretera de entrada al pueblo". El comunicado se titula Atre exit del Grup d'Acció Valencianista.

La OJE, surgida del Movimiento franquista, también tiene caseta propia

A la entrada de Expojove está el salvaje oeste. Un cancán exprés, un salón, un poblado indio, un cercado a la puerta del cual se lee: "Nosotros estuvimos en Expojove", donde las familias posan para la posteridad en fotografías gigantes. A continuación hay 31 casetas, casi todas de organismos públicos. Y críos, riadas de críos con las caras pintadas, arrastrando a los padres de la mano, montando un guirigay digno de oír: según el Ayuntamiento, a las últimas ediciones de Expojove han ido más de 200.000 personas. Y ahí, entre juegos, talleres educativos y exhibición de vehículos, desentonan las casetas de dos grupos ultra, que también ofrecen actividades para los niños a pesar de las quejas de colectivos cívicos y partidos de la oposición.

La primera es del GAV. La segunda, de la Organización Juvenil Española (OJE), fundada en 1960 en el marco del Movimiento Nacional franquista. Su lema sigue siendo Vale quien sirve, entre sus mandamientos figura "honrar con la lealtad de mi conducta la memoria de todos los que ofrecieron su vida por una España mejor", y la imaginería de sus carteles incluye a chavales vestidos con camisas azules.Hace un mes, el Movimiento contra la Intolerancia y el Consell de la Joventut de València pidieron al Ayuntamiento que preside Rita Barberá que no invitase al GAV a Expojove. Entre los incidentes violentos que le atribuían había uno que dejaba pocas dudas: el GAV fue expulsado del Consell de la Joventut de València después de que tres de sus miembros fueran condenados por el asalto a un local del barrio de Russafa de Acció Cultural del País Valencià. Se citaba igualmente el correllengua organizado en Gandia en octubre, boicoteado por militantes del GAV, en el que resultó herida de una pedrada en la cabeza Maite Peiró, concejal del Bloc.

El secretario comarcal del Bloc, Ximo López Camps, también reclamó al Ayuntamiento que excluyera al GAV. Y acusó al Consistorio de "complicidad con un grupo violento". Las peticiones, como las manifestadas en ediciones anteriores por los socialistas y por Esquerra Unida, fueron ignoradas.

La OJE y el GAV son las únicas organizaciones juveniles que asisten al certamen de Feria Valencia. No participan las juventudes de ningún partido ni entidad, ni siquiera los scouts. Y apenas hay entidades privadas. Once de las casetas las montan concejalías del Ayuntamiento. Tres son de cajas de ahorro (Bancaja, Caja Madrid y la Fundación Caixa Catalunya). Están la Generalitat, la Diputación, Ràdio Televisió Valenciana, la Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos, la Agencia Tributaria, y las exhibiciones de los Bomberos, las policías Local y Nacional, el Ejército y la Guardia Civil. Uno de los pocos expositores sin ningún rasgo más o menos público es el del Circo Mundial.

Pato Donald 'blavero'

Las actividades para los críos se dividen entre las estrictamente lúdicas y las que contienen elementos educativos. Talleres en los que, real o supuestamente, jugando se puede aprender a reciclar, adoptar hábitos saludables, a no desperdiciar el agua e, incluso, interiorizar "actitudes favorables a la responsabilidad fiscal".

Ayer, a media mañana, aparte de ofrecer publicaciones, camisetas y pegatinas con lemas del tipo No mos fareu catalans o ¿Català? No, gracies conec a mon pare, el GAV organizaba talleres de dibujo: los niños podían elegir entre Mickey Mouse, Minnie, el Pato Donald y otros, y colorearlos, por ejemplo, ondeando una bandera con una gran franja azul.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de diciembre de 2008