Una Nochevieja dentro de un orden

La última velada del año se vive con contención, pero sin renunciar al gasto especial

Será una Nochevieja con un cierto lujo y algo de exceso. Pero dentro de un orden. Y eso que, incluso en el sector de gama alta, los precios de veladas están en Valencia a la mitad que en Barcelona. "Me he comprado un traje de corbata para salir, pero tiraré mucho de botellón", explica un joven de 18 años, excitado frente a su primera noche eterna como adulto. Beber en aparcamientos de discotecas y salones -y en plena calle- ha sido siempre muy tolerado en fin de año. Pero este 31 de diciembre tiene un algo distintivo: "se trata del dinero que te puedes ahorrar", dice este joven, "que esta vez pesa mucho". "La vamos a liar, pero toca mirar mucho el bolsillo", admite su novia.

Los chavales son el último eslabón en la cadena de la recesión y la paranoia. Como sucede con ellos, entre los adultos, las ganas de divertirse parece que aún no se han perdido, pero la ausencia de despilfarro va a generalizarse. Las cenas y fiestas, cuanto más a mano, mejor. La Federación de Hostelería Valenciana calcula que un millón de valencianos saldrá de parranda esa noche. Van a encontrarse con ofertas para pasar el rato que oscilan entre no pagar nada -muchos bares de copas no se atreven a cobrar- hasta la cena con habitación hotelera de lujo a 300 euros (el equivalente en Madrid sube hasta 1.500).

El gasto de los españoles en estas fiestas será un 4,3% menos que en 2007

Un estudio de la consultora Deloitte, calcula que el gasto del 60% de los españoles para estas fiestas se va a situar en los 910 euros, un 4,3% menos que en 2007. Sin embargo, la mayoría de hosteleros no teme una catástrofe, ya que imagina que la gente, en vez de darse escapadas turísticas, va a saltar hacia el baile y la barra libre. Pero las campeonas son las cenas caseras preparadas en tiendas gourmet. Capón, crema de champiñón, praliné, salteado indonesio se pueden encontrar en un menú de 15 euros.

"Está claro que el sector beneficiado son las tiendas delicatessen", explica Emiliano García, responsable de la famosa bodega valenciana Casa Montaña, y vicepresidente de la Federación de Hostelería Española. "El sector ha bajado entre un 10 y un 30%", apunta. "El segmento medio se ha visto muy afectado, ya que la gente se piensa muy bien lo que va a tomar. Eso no tiene por qué ser malo, ya que la responsabilidad es necesaria en épocas complejas", opina. "Lo que parece que se ha acabado es eso de decir, venga, otra botella más", reconoce. Por eso, la restauración de la más alta gama -unos 20 establecimientos en la Comunidad Valenciana- "ha quedado tocada". "Ha bajado el turismo, incluido el gastronómico", explica García. "Los constructores han dejado de derrochar dinero", añade, "y el resto de clientes tienen tendencia a la contención". Esto obliga a que los responsables de restaurantes y hoteles de primera "se estrujen la mente con buenas opciones para Nochevieja. Antes daba vergüenza decir que uno no tenía dinero, ahora nadie tiene empacho en reconocerlo, y eso lo cambia todo". Desde su óptica, "la de 2008 será una Nochevieja de contención, la marcada de lleno por la crisis llegará más adelante".

No obstante, según la Asociación Nacional de Empresarios por la Calidad del Ocio (ECO), el gasto medio de los españoles este año noche disminuirá en un 50% respecto a los anteriores. En la venta de entradas anticipadas un 30% más baratas se concentra una de las modalidades de ahorro, aunque la mala época económica favorece elección de última hora. Según ECO, importantes focos españoles de ocio, como Madrid, Barcelona o Valencia, facturarán como balance final del año aproximadamente un 0,5% menos que en 2007, algo que puede elevarse hasta el 10% en otras ciudades.

La prevención ha marcado incluso la demanda de licencia para organizar cotillones, algo que en otras épocas ha dado mucho dinero con una inversión de risa. Este año la Generalitat ha concedido 38 autorizaciones frente a las 40 que dio el año pasado, pero muy lejos de las 51 de 2006 y las 54 de 2005. Serafín Castellano, consejero de Gobernación, cree que el descenso en el número de peticiones y, en consecuencia, de autorizaciones tiene que ver "con la ampliación del horario en 90 minutos y a la petición creciente por parte de los locales de licencias multiusos". De la crisis, el consejero no dice nada.

"La venta anticipada va muy lenta, desde luego", explica Pablo Ferrer, encargado de comunicación de la promotora Picnic que gestiona la sala Barraca de Sueca. El club ofrece para esa noche una actuación internacional -el disc jockey alemán en boga Loco Dice-, regala un bono de entradas para todo el mes de enero, y ha bajado la entrada respecto al año pasado (de 30 a 25 euros). "Creemos que en el último momento todo se activará, y el hecho de que el cierre se dé ya muy avanzado el día 1 servirá como aliciente", explica. "La mayoría de opciones se están vendiendo lentamente", señala José Antonio Bellvert, de la Agencia Farley, especializada en venta de entradas para eventos especiales. "Nosotros reunimos el año pasado a 450 personas en una cena de gala en el Campo de Golf de San Juan, Alicante", recuerda, "pero este año estaremos en la mitad". Con hotel incluido, el gasto es de 150 euros, "pero la gente se lo piensa, no hay nada completo a estas alturas". Clubes de marca como el Pachá de Torrevieja ofrecían en 2007 la entrada con una copa por 25 euros, y este año cobran 20 euros con dos copas. "Sólo se venden con anticipación las entradas a macrofiestas con autobús para los jóvenes, y ellos se gastan eso y poco más", subraya.

Pero hay otros gastos que se mantienen, ya que la asociación preventiva Controla Club prevé un aumento "de un 300%" en el consumo de alcohol y drogas durante estas fiestas. De hecho, aunque cueste creerlo, la cocaína ha bajado de precio en el último mes y conseguirla a 20 euros el medio gramo se ha generalizado; la calidad es terrorífica y la bajada no permitiría dormir ni a un lirón, pero eso parece importar poco. "Los encargos los he tenido este año antes que nunca", dice un traficante al por menor. "Es como si, ahora que hay poco dinero, el cliente quisiera asegurársela de antemano por si luego no puede pagarla", opina otro camello. El culto al exceso concentrado favorece ese tipo de absurdos.

Quienes huyen de ello han copado las casas rurales para terminar 2008. Mientras que los hoteleros de Benidorm se enfrentan a una caída de las reservas en torno al 20%, el nivel de ocupación de las casas rurales de la Comunidad Valenciana superará el 83%. Así lo ha calculado el portal de Internet especializado Toprural a través de calendarios de disponibilidad de los propietarios. "En general, los viajes de fin de año han bajado alrededor de un 7% respecto al año pasado", explica Vicente Blasco, presidente en la autonomía valenciana de la Asociación de Agencias de Viaje Españolas. "Se mantiene lo de ir a la nieve, porque no es caro", indica, "pero aún así, la gente está los días justos, pocos se pasan".

... y 6 campanadas contando el euro

1. Kebabs y chinos. Restaurantes como Pato Beijing ofrecen menú para dos con barra libre a 68 euros (Massanassa, Valencia, 961252750).

2. Menús comprados. Cenar entre 15 y 24 euros (Supermercado El Corte Inglés, 963159500).

3. Rave de fin de año. 2.000 personas buscarán vía internet fiesta ilegal gratuita a menos de 40 kilómetros de Valencia.

4. Tres por una. Por 25 euros, triple entrada a las discotecas valencianas Apache (Xàtiva), Spook (Pinedo) y Puzzle (El Perelló). (635607150).

5. Bus gratis. Con 50 euros, entrada, bebida y viaje en bus a la macro 40 Grados de San Isidro (Alicante) (www.agenciafarley.com).

6. Botellón en aparcamientos. Está previsto que las explanadas cercanas a fiestas hagan de abrevaderos.

6 campanadas de lujo controlado...

1. Sidi Saler. Hasta 315 euros por persona cuesta cenar y dormir (playa del Saler, www.sidisaler.com).

2. Westin Valencia. 198 euros por noche -mínimo dos- con cena y cama. (Amadeo de Saboya 16, 963625900).

3. Hotel Albir Playa-Sensae Spa. Ofrecen tomar las uvas en una piscina llena de vino; entrada, 18 euros. (Alfàs del Pi, 966864943).

4. Hípica Valencia. Una fiesta de toda la vida, a 70 euros. (C/ Jaca, www.lahipica.com).

5. Hotel Hilton Valencia. Lujo para las masas. Hasta 150 euros. (Avda. Corts Valencianes, 52, www.nocheviejapetitcomite.com).

6. Galeón John Martin. Barco-discoteca a un paso de Valencia. 70 euros. (Entre Port Saplaya y Pobla de Farnals, www.nocheviejamartin.com)

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de diciembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50