Vitoria pide tres nuevas líneas de tranvía el día que estrena la primera

Lazcoz plantea trenes ligeros hasta los polígonos de Miñano y Jundiz, Foronda y los barrios de Salburua y Zabalgana

Con un tranvía recorriendo otra vez las calles de Vitoria tras 41 años de ausencia, su alcalde, Patxi Lazcoz, aprovechó el trascendental momento de la inauguración de la nueva línea de EuskoTran para lanzar varias propuestas sobre el futuro de las infraestructuras en la ciudad y plantear construir otras tres líneas de tren ligero. En presencia del lehendakari Ibarretxe; la consejera de Transportes, Nuria López de Gereñu, y el diputado general alavés, Xabier Agirre, el primer edil recordó que la ciudad ha hecho un sacrificio con la instalación del tranvía y reclamó la implicación del resto de las instituciones (aunque el destinatario claro de su mensaje era Transportes) para "conseguir valor añadido a la ciudad". ¿Cómo se logra? Con esas tres nuevas líneas de tranvía y acelerando el soterramiento de las vías del ferrocarril.

Los ciudadanos recibieron el tranvía con expectación y hasta aplausos
Lazcoz pidió disculpas por las molestias que han causado las obras

El alcalde hizo su planteamiento en el multitudinario acto de inauguración del primer ramal del nuevo tranvía, que une el centro con el barrio de Lakua. Ante unos 300 invitados reunidos en las cocheras del citado barrio, su primera propuesta fue sobre el tejido industrial: "Sería necesaria la mejora de nuestros suelos productivos, centrados en el parque tecnológico de Miñano y en el parque empresarial de Jundiz, por lo que la conexión del tranvía sería más que interesante con esos dos polos", comentó en su discurso. Poner en valor ambos lugares servirá para crear empleo.

Junto a esta línea, el alcalde pidió otras dos: una que enlace la futura estación intermodal con el aeropuerto de Foronda, "lo que situaría a Vitoria como una de las pocas ciudades con enlace por vía férrea con su aeródromo", y otra que ligue los nuevos barrios de Salburua y Zabalgana, con cerca de 5.000 habitantes cada uno de ellos ya, y que suponen la expansión de Vitoria por el este y el oeste.

Lazcoz planteó que se emplee para este enlace parte del terreno que se gane con el soterrramiento del ferrocarril, una sugerencia al Gobierno vasco para que se implique más en este proyecto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El alcalde también aprovechó para pedir disculpas a los vecinos por las molestias que han provocado las obras del tranvía, que han tenido levantado el centro de la capital alavesa casi dos años. El respaldo de los vecinos al tren ligero quedó ayer más que manifiesto durante toda la jornada, con las paradas abarrotadas de ciudadanos que esperaban su momento para disfrutar de la novedad.

Hubo quien, como recordó López de Gereñu, no pudo esperarse hasta la inauguración y se coló en los viajes de pruebas de la semana pasada. "Una persona de la tercera edad que estaba esperando en una parada aprovechó la detención técnica del tranvía y la apertura de las puertas para convertirse en el primer ciudadano que disfrutaba del nuevo transporte", apuntó la consejera.

Agirre destacó el "día histórico" que vivía no sólo Vitoria, sino también todo el territorio alavés, y recordó que un reciente informe sobre movilidad precisa que ocho de cada diez desplazamientos que se producen en Álava tienen como origen o destino su capital.

Cerró el acto Ibarretxe, quien calificó el tranvía como "un proyecto de esperanza", que llega en un momento crítico, "con lo que esto supone de creación de puestos de empleo y dinamización de la economía". Igualmente destacó los avances tecnológicos que incorpora el tren ligero vitoriano, un modelo "de primera línea" que podrá ser comercializado en otros países.

El lehendakari insistió en que "el futuro pasa por el desarrollo humano sostenible, como lo es este medio de transporte y otros que se pondrán en marcha en Euskadi", en referencia al AVE vasco. A partir de ahí, su discurso se convirtió en una cerrada defensa del tren de alta velocidad. "El tren es el transporte del futuro "porque nos iguala a todos", sostuvo Ibarretxe, para añadir después que "el progreso no es oponerse a las nuevas formas de transporte avanzado", idea que ha repetido en diferentes ocasiones para defender el proyecto de la Y vasca.

Llegó entonces el momento de las fotografías históricas, encabezada por la que componían los miembros de la plantilla de conductores, con Ernesto Calderilla, responsable del viaje inaugural, a la cabeza. Mientras tanto, la fanfarria Kilkir comenzaba a animar el evento, poco antes de subir, acompañada por el resto de los invitados a la unidad que realizó el primer viaje, que partió con dos minutos de retraso y duró 14 minutos. Sólo realizó una parada, en el Parlamento, para que descendiesen el lehendakari y su equipo, varios parlamentarios y periodistas vinculados con la información del Legislativo.

En su primer recorrido por la ciudad, el tranvía fue recibido con enorme expectación ciudadana y hasta aplausos espontáneos de los viandantes, numerosos sobre todo en las calles del centro. A su llegada a la parada de Angulema, cabecera de línea, una multitud esperaba en el anden para acceder al tren ligero, eso sí, tras haber validado su billete o las tarjetas BAT y de Tuvisa -los autobuses urbanos-, ambas aptas para viajar en el nuevo medio de transporte.

Guía del usuario

El tranvía funciona entre las seis de la mañana y las once de la noche, salvo hoy, Nochebuena, que concluirá a las nueve de la noche.

Hasta el 6 de enero, se podrá viajar gratis con las tarjetas BAT y la de la red de autobuses urbanos. Quienes no la tengan podrán comprar en las expendedoras de las paradas un billete para el día a un precio de 10 céntimos.

La tarjeta BAT se puede comprar en la oficina de información del tranvía (General Álava, 2), y en todos los centros cívicos de la ciudad

A partir del 6 de enero, el coste del viaje para los poseedores de las tarjetas BAT y Tuvisa será de 0,55 euros el viaje.

Los personajes del programa infantil de ETB Betizu, que animaron ayer la carpa expositiva de la plaza de Santa Bárbara volverán a Vitoria el próximo viernes (de 16.00 a 18.00) y el 29 de diciembre (de 12.00 a 14.00), para que los más pequeños puedan disfrutar de su presencia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS