Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coixet y Monzó abren el 'nuevo' Santa Mónica

Àngels Margarit dirigirá el Centro de la Danza de la Illa Philips

La nueva etapa del Centro de Arte Santa Mónica (aún no se ha decidido la marca, por lo que se mantiene el nombre del edificio) empezará en marzo de 2009 con un proyecto de Alfredo Jaar. El artista, conocido por hacer visibles conflictos políticos olvidados, propondrá a los ciudadanos 15 preguntas sobre el arte que serán difundidas a través de carteles, Internet y otros soportes. Las respuestas se analizarán en un simposio posterior. La voluntad de este proyecto de "crear un espacio de diálogo entre la cultura y la ciudadanía" marca la línea del centro que Vicenç Altaió, nuevo director del Santa Mónica, presentó ayer junto a Manel Guerrero, responsable del área de Artes; Josep Perelló (Ciencias), y Enric Marín (Comunicación). Altaió gestionará un presupuesto de dos millones de euros. "Serían necesarios seis y pedimos tres", especificó.

El programa en sí -sólido, articulado y capaz de atraer diferentes públicos- empezará el 1 de abril con una performance de Carlos Santos y se dividirá en tres bloques, dedicados a la arquitectura, la imagen y la narración. Mientras tanto, se está reformando el edificio para ampliar el espacio expositivo y la web. Así, Marín anunció una gran exposición sobre Internet para 2010.

La ciencia, la tecnología y sus aplicaciones artísticas tienen un papel destacado, pero las artes visuales conservan un papel central, y tampoco se olvida el arte emergente. "Apostamos por un arte no endogámico e interdisciplinario", afirmó Guerrero. Este hecho se plasma en el proyecto entre escénico y sonoro de Isabel Coixet en homenaje a John Berger; la colectiva Después de la arquitectura, comisariada por Martí Peran, y la intervención entre arquitectura, domótica y tecnobiología de Enric Ruiz-Geli. Las exposiciones de los fotógrafos Mireia Sentís y Agustí Centelles (ésta sobre su estancia en el campo de concentración de Bram) encabezan el bloque dedicado a la imagen, y una exhibición sobre la trayectoria de Quim Monzó, el de la narración. En un comunicado, las asociaciones contrarias al cambio de rumbo del Santa Mónica piden al Departamento de Cultura que el presupuesto de 750.000 euros del antiguo centro se destine al nuevo. Esas entidades son contrarias a la ubicación del nuevo centro de arte en el edificio Imagina (en el 22@), que el departamento lanzó hace 12 días, por considerar un despilfarro su alquiler.

Otro equipamiento que empieza a perfilarse es el Centro de la Danza y las Artes del Movimiento de la Illa Philips, en la Zona Franca: el proyecto artístico y de gestión fue otorgado ayer a la coreógrafa Àngels Margarit.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de diciembre de 2008