Congresos de los populares

Camps se estrella contra los zaplanistas

La dirección del PP fracasa por cinco votos en el intento de apear a Ripoll en Alicante

El zaplanismo, aún con su líder formalmente apartado de la política, resiste el envite del campismo en Alicante, lo que no es una buena noticia para la dirección nacional del PP, que preside Mariano Rajoy. Por la mínima, con sólo cinco votos de ventaja (556 a 551), el presidente de la Diputación, José Joaquín Ripoll, consiguió imponerse ayer a Manuel Pérez Fenoll, alcalde de Benidorm y candidato del presidente regional, Francisco Camps. La reelección de Ripoll abre una brecha sin precedentes en el partido hegemónico en la Comunidad Valenciana y en la provincia de Alicante (gobierna en 91 alcaldías, consigue el 53% de los votos y supera los 53.000 militantes) que será difícil de curar.

Abucheos al presidente de una parte de los delegados

Más información

Con un auditorio visiblemente dividido se celebró ayer en Orihuela la elección de la nueva dirección del PP. La tensión se palpaba en el ambiente hasta el extremo de que, cuando llegó para la clausura el presidente regional, Francisco Camps, parte de los delegados empezaron a abuchearle y a gritar "¡fuera, fuera!, ¡has roto el partido!", algo inaudito. Los militantes zaplanistas responsabilizan directamente a la dirección que encabeza Camps y a Ricardo Costa, el secretario regional, de haber alentado la división y el enfrentamiento. Los reproches fueron una constante en los discuros previos a la elección. "Se crece políticamente resolviendo los problemas, no creándolos", dijo Ripoll. El secretario provincial del PP, Miguel Peralta, en su informe de gestión, tildó de "mezquindad política" el anuncio de inversiones millonarias de la Generalitat el próximo año sólo para municipios afines al campismo. El punto álgido del discuro de Peralta fue cuando reivindicó la política de Aznar y de Zaplana. "¿Quién puede entender que cuando venga Zaplana aquí se diga que trama algo, no es lógico, nadie entiende que se renuncie a ellos", aseveró mientras recibía una gran ovación. El presidente del Comité Organizador, Jorge Sedano, alcalde de Alcoi, también zaplanista, adviritó de que en política "cuando se abren heridas se hace un daño tremendo, irreparable y brutal".

Tras la ajustada elección, Ripoll instó a que "se entienda el veredicto de las urnas" y apeló a la unidad, aunque se quejó: "Me he sentido solo y no he encontrado eco en Madrid ni en Valencia". Ante este aluvión de críticas, Francisco Camps se limitó a dar la "enhorabuena" a los dos candidatos, -"sois muy grandes, como el PP", dijo-, y optó por reiterar sus criticas al Gobierno de Zapatero.El secretario regional del PP, Ricardo Costa, al que muchos atribuyen la división que se ha instalado en el Partido en Alicante, tuvo que escuchar estoicamente todas estas críticas. "Yo también reivindico la gestión de Aznar y la de Rajoy, y digo que Zaplana ha sido un gran presidente pero Francisco Camps ahora es el mejor presidente de la Comunidad Valenciana", contestó Costa quien admitió que este congreso no ha sido un "camino sencillo". "La confrontación de ideas no tiene porqué ser ruptura, la meta es el PP", añadió.

Pero los reproches del sector zaplanista, que ha vivido una campaña durísima de amenazas y descalificaciones, fueron una constante en todas las intervenciones. El presidente del comité organizador, Jorge Sedano, el también zaplanista alcalde de Alcoi, advirtió de que "los tibios son una rémora, aquellos que están al sol que más calienta, los que hacen trampas para dividir y que admiten que en política todo vale". A ellos, en referencia a los numerosos alcaldes y cargos del PP que en las últimas semanas han abandonado el zaplanismo para apoyar al candidato de Camps, Sedano les recordó que "cuando se abren heridas en los pueblos se rompen lazos personales", al tiempo que pidió que "nadie se sienta presionado" y recordó que "la confianza se trasmite si hay unidad".

El candidato campista, Manuel Pérez Fenoll, subió al estrado para asegurar: "No quiero un PP al servicio de sus dirigentes, sino con libertad interna y democrático". Pérez Fenoll explicó: "No soy un político de despacho y teléfono". El alcalde de Benidorm defendía un cambio en las formas y maneras de dirigir el PP, "escuchando a la gente y sin autocomplacencias".

Ripoll, por su lado, criticó los "experimentos, los caprichos y la ocurrencias" en alusión a la candidatura rival. El reelegido presidente del PP pidió "coherencia, honestidad y lealtad". Y un último envite que lanzó el dirigente alicantino: "Aquí hay sitio para todos, y si alguien piensa que sobra gente el que sobra es él".

A todo este aluvión de reproches y críticas, el presidente regional, Francisco Camps, evitó contestar durante la clausura y lo único que confesó es que "ser del PP es emocionante". Sobre todo en Alicante, donde las divisiones internas son siempre tan reñidas.

Frases de un tenso congreso provincial

- José Joaquín Ripoll: "Me he sentido solo, no he encontrado eco ni en Madrid, ni en Valencia y tampoco entre amigos que siempre han estado junto a mí"

- Manuel Pérez Fenoll: "No quiero un PP al servicio de sus dirigentes, sino con libertad interna y democrático"

- Peralta. "Reivindico las políticas de Aznar y de Zaplana"

- Ricardo Costa. "Zaplana fue un gran presidente, pero ahora el mejor es Camps"

- Jorge Sedano. "En política cuando se abren heridas se hace un daño irreparable, tremendo y brutal"

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de diciembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50