Reportaje:El gran clásico

Un duelo bipolar

Barça y Madrid se exigen la victoria en el Camp Nou después de cubrir trayectorias opuestas

El madridismo se regaló una gran fiesta el 7 de mayo en el Bernabéu. Los aficionados incluso organizaron pasillos a la salida del metro en honor al campeón antes de que los azulgrana vivieran un partido de escarnio (4-1) que provocó la salida de Rijkaard y puso a Laporta contra las cuerdas por una moción de censura. Ahora es el Madrid el que visita el Camp Nou (22.00, La Sexta y autonómicas) en una situación de precariedad después de que su presidente saliera trasquilado de la asamblea del domingo y de que el martes cambiara de entrenador. La debilidad blanca ha fomentado en el barcelonismo la necesidad de una revancha como mandan las leyes del juego. A muchos no les vale con ganar, sino que piden goles.

El mayor rival del Barcelona es el propio Barcelona y sus propias expectativas
Más información
"No se golea al campeón"
"Nadie es invencible"
Sneijder jugará de titular ante el Barça
La previa. Barcelona- Real Madrid

La estadística avala la carga ambiental del estadio y la aspiración azulgrana de alcanzar un triunfo que exprese un inequívoco cambio de jerarquía en el fútbol. El Barça saca nueve puntos al Madrid, es el equipo más goleador (tres tantos por partido) y el menos goleado -tiene al pichichi, Eto'o (14), y al zamora, Valdés (9)-, el que más remata (20 de media), el que menos tarjetas recibe (24) y el único con el Getafe al que no le han pitado un penalti en contra. No sólo es fiable, sino que además resulta pulcro y rebosa confianza y salud: hasta Iniesta ha sido convocado. Fuerte colectivamente, sus individualidades marcan la diferencia con Messi a la cabeza. El mayor rival del Barça es precisamente el propio Barça, y las enormes expectativas que despierta, las exigencias que se imponga y la falta de referente, porque del Madrid sólo se sabe que ha encontrado en el optimismo azulgrana y en su propia carestía la posibilidad de rearmarse en una noche tras 14 jornadas de tristeza. La leyenda cuenta que no hay peor enemigo a un partido que el Madrid.

Dañado estructuralmente y rebajado en las áreas por las ausencias de Van Nistelrooy, Diarra, Pepe, Heinze y Robben, el Madrid ha perdido desborde. Acostumbrado al caos de Schuster, Ramos aspira a darle racionalidad desde la autoestima encarnada por Raúl. Aunque el Madrid que retará al Barça es un misterio -han sido convocados cuatro canteranos y Sneijder es duda-, el técnico dio un paso al frente: apuesten por el Madrid si quieren ser millonarios. Juande agranda al Madrid y Guardiola relativiza al Barça, consciente de que la euforia y la revancha son sentimientos, no argumentos inteligentes. Ocurre que la mayoría de los azulgrana del 7 de mayo en el Bernabéu -salvo Zambrotta y Bojan- estarán hoy en la alineación.

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS