El PP apoya el acercamiento de presos

Federico Trillo, interlocutor del PP en política antiterrorista con el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, respaldó ayer la decisión del Gobierno de acercar a 10 presos disidentes de ETA a cárceles próximas al País Vasco, como la de Zuera (Zaragoza) y la de Villabona (Asturias). Trillo aseguró que estos movimientos tienen el apoyo de su partido y que "la política penitenciaria, si se hace bien, es un acierto".

Más receloso se mostró el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, quien recordó que el Gobierno de José María Aznar lo hizo en 1998 y 1999 y "no sirvió de nada, sólo para aumentar la paranoia de los fanáticos".

El PP invocó que la política penitenciaria, incluida la estrategia de dispersión de reclusos de ETA, se aplica desde hace 18 años y que siempre ha estado dentro del Pacto Antiterrorista.

Más información

Por su parte, el consejero de Justicia del Gobierno vasco, Joseba Azkarraga, considera que esta política es un "error" ya que "sólo afecta a algunos reclusos, busca su división y eso no adelanta nada". Azkarraga defiende el modelo irlandés, que "permitió que todos los presos reclusos del IRA estuvieran en una misma prisión".

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, restó importancia a estos movimientos ya conocidos de presos etarras: "Los presos de ETA cambian de cárcel. Unos pueden ir a cárceles más cercanas al País Vasco y otros, a cárceles más lejanas. Por eso, hay que hablar de acercamientos y alejamientos".

Los presos etarras a los que el Gobierno ha movido a cárceles próximas al País Vasco son todos ellos ex dirigentes disidentes de la actual orientación de la banda: Francisco Mujika, José Luis Urrusolo, Carmen Guisasola, Koldo Aparicio, Carlos Almorza, Kepa Solana, José Ramón Martínez, Iñaki Bilbao y Valentín Lasarte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de diciembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50