Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La guerra sucia contra el terrorismo islamista

El juez pide las llamadas de teléfono de agentes de la CIA desde un hotel de Ibiza

El magistrado citará al diplomático autor del informe sobre el pacto Aznar-Bush

Ocho supuestos agentes de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) están siendo investigados por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno por estar implicados en supuestos secuestros, como el del ciudadano alemán Jaled el Masri. El Masri, de origen libanés, relató en la Audiencia Nacional en octubre de 2006 que fue raptado el 23 de enero de 2004 en la república ex yugoslava de Macedonia y transportado en un avión a Afganistán para ser torturado. Ese avión había hecho escala en el aeropuerto de Palma.

Moreno ha unido a su investigación sobre los vuelos de la CIA, abierta en 2006, la de la utilización de aeropuertos españoles con el consentimiento del Gobierno de Aznar para el traslado de detenidos a la prisión ilegal de Guantánamo. El juez solicitó ayer a la policía información sobre las llamadas realizadas por James Fairing, Casey Higdon, Eric Fain, Dorothy Robertson, Patricia O'Riley, Michael Dineen, Walter Greensbror y Charles Bryson desde el hotel Royal Plaza de Ibiza entre el 12 y el 16 de febrero de 2005.

Moreno quiere tener documentos antes de llamar a Aguirre de Cárcer

Todos estos ciudadanos de EE UU constan en la relación de supuestos agentes secretos estadounidenses que recogió un informe de la Guardia Civil sobre cuatro aviones supuestamente pertenecientes a los servicios de inteligencia estadounidenses encargada por la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Baleares. Los ocho investigados, según ese documento elaborado en junio de 2005, contaban con pasaportes cuyo número comenzaba por 900, lo que señalaría su estatus diplomático. Sus domicilios, según la investigación policial, eran próximos al del cuartel general de la CIA, con sede en Langley, en el Estado de Virginia.

El juez acordó ayer, además, la declaración como testigo de Miguel Aguirre de Cárcer, el autor del informe en el que se informó al ex ministro de Exteriores Josep Piqué y a su número dos, Miquel Nadal, de la petición de EE UU de uso de aeropuertos españoles para el traslado de prisioneros a Guantánamo. El ex director general de Política Exterior para América del Norte siendo presidente José María Aznar acudirá a la Audiencia en cuanto el juez reciba el documento "muy secreto" que redactó y que, según aseguró ayer el actual ministro, Miguel Ángel Moratinos, ya le ha sido remitido.

Ismael Moreno también ha reclamado a ese ministerio que certifique si Piqué y Nadal recibieron efectivamente el informe de Aguirre de Cárcer, así como el resto de la documentación sobre los vuelos a Guantánamo que se hubiera recibido o enviado desde la Dirección General de Política Exterior para América del Norte, dependiente de ese departamento.

El juez se dirige además al Comité Permanente Hispano-norteamericano, dependiente de Defensa, para solicitar la nota informativa que se envió a Javier Jiménez Ugarte, número dos del ex ministro del PP Federico Trillo, informando de que las bases de Morón y Rota eran las más adecuadas para las escalas de vuelos con prisioneros y advirtiendo de las "consecuencias legales" que podría suponer que los prisioneros tuvieran "nacionalidad europea".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de diciembre de 2008