_
_
_
_
Entrevista:LIU CHANGLE | Presidente de Phoenix Satellite Television Limited | Empresas & sectores

"Las empresas chinas prefieren hacer más y decir menos"

Amanda Mars

Liu Changle (Shanghai, 1951) ocupa el puesto 76 en el ranking de las 400 fortunas chinas, según la revista Forbes. El camino a este puesto lo ha hecho de la mano de los medios de comunicación: socio de Rupert Murdoch, es presidente de un imperio audiovisual instalado en Hong Kong, Phoenix Satellite Television Holding Limited. La joya de la corona, Phoenix TV, pugna por promover la libre circulación de información y entretenimiento en China. Llega a unos 200 millones de espectadores en todo el mundo, de los cuales 140 millones están en el gigante asiático. Durante su paso por la Global China Business Meeting, celebrada recientemente en Casa Asia de Barcelona, Changle habló del salto que puede dar la empresa asiática en Occidente.

"China está creciendo muy rápido, pero no en el sector de medios"
"Los intelectuales del país tienen un gran interés por lo que ocurre fuera"
"Las cadenas occidentales son más locales que la nuestra"

Pregunta. Dicen que es usted como el Rupert Murdoch de China.

Respuesta. Bueno... Verá: Star TV, de News Corporation, controla junto a Today's Asia Limited nuestra cadena, Phoenix Satellite. Y somos buenos amigos, muy buenos amigos.

P. Phoenix se presenta como una productora privada sin participación gubernamental, pero ¿usted cree que es posible ser independiente en China?

R. China es un país diferente del Reino Unido, Australia o los países occidentales... Tiene un Gobierno muy fuerte y grandes instituciones de comunicación. Pero nosotros no somos una organización estatal, ni tenemos participación gubernamental.

P. Pero sí tienen inversores públicos en el accionariado, ¿no ejercen un control?

R. Tenemos alrededor de un 16% de capital público. Cada año tenemos reuniones con los accionistas y toman una actitud activa en sugerencias y comentarios sobre el trabajo que se hace. No hacen necesariamente comentarios específicos sobre programas específicos, sino que comentan de forma general la orientación general de la programación.

P. ¿Hay muchas discusiones al respecto?

R. A veces son críticos. Algunos creen que la cadena debería crecer más rápido, porque tenemos muy buena marca, seguimiento, pero el precio de las acciones debería crecer más rápidamente porque los contenidos son muy buenos.

P. Yo le estoy hablando de un problema de libertad de expresión.

R. Tenemos una ventaja en la localización geográfica, y es que la programación que realizamos se hace en Hong Kong, aunque el mercado esté en China. Terminamos nuestro producto en Hong Kong y no estamos tan limitados o restringidos por la regulación o un control político de los medios.

P. ¿Pero pueden llegar sus contenidos a toda la audiencia?

R. Hay algunas restricciones. Para ser honesto, sobre el 25% de la audiencia de China tiene acceso a nuestras emisiones. El Gobierno chino tiene ciertas restricciones sobre la cobertura. Pero el 25% del mercado en China es de muy alta calidad, hablamos de altos funcionarios, intelectuales de alto nivel y un sector de la población con un elevado grado de ingresos.

P. Es decir, el control se ejerce sobre el público que accede a su programación, pero no tanto sobre contenidos.

R. Como organización mediática internacional aceptamos el control sobre la cobertura, no sobre el contenido, como sobre la gente que accede. El Gobierno permite a todas las universidades y estudiantes ver la cadena, pero no a mucha gente del ámbito rural.

P. ¿Por qué?

R. Porque aún estamos lejos de los países occidentales en el desarrollo de los medios. Alrededor de un cuarto de la población puede ver nuestro canal, pero espero que, a medida que China vaya abriéndose en términos de libertad de medios, este porcentaje vaya creciendo. No obstante, debo remarcar que incluso aunque sólo el 25% de la población pueda vernos está habiendo una gran apertura en China respecto a nuestros canales. Entre usted y yo, los líderes económicos nos ven cada día.

P. Queda fuera la población rural.

R. Pero es que los intelectuales tienen un gran interés en conocer el mundo, lo que está pasando fuera, y el Gobierno cree que la gente formada tiene mejor sentido de juicio, puede decidir qué es bueno y qué ver y qué no. Y no se olvide usted de que millones de chinos que están fuera pueden vernos sin restricciones, y eso es muy importante porque convierte a Phoenix TV en un gran canal internacional.

P. ¿Qué similitudes y diferencias ve entre la producción china y las televisiones occidentales?

R. Nosotros prestamos mucha atención a impulsar la cultura china internacionalmente y también nos ocupamos mucho de lo que está ocurriendo en Occidente. Nuestras noticias recogen muy bien todos los acontecimientos internacionales. De alguna forma, somos mejores en la cobertura de lo que está pasando fuera de China, mientras que las europeas y occidentales, en general, creo que son algo más locales.

P. En los últimos años estamos viendo inversores chinos en muchos sectores y en muchos países. ¿Será posible ver en el futuro un aterrizaje asiático en el mercado de los medios?

R. Estoy seguro de que los desean, pero los chinos están todavía desarrollando su sentido de cómo utilizar el mercado y los medios en Occidente. Aún tenemos mucho que aprender de nuestros homólogos en su estrategia y exposición pública. Las compañías chinas son más introvertidas, prefieren hacer más y decir menos, tienden a cometer errores en su imagen pública. Quieren crecer fuera, pero luego son mal comprendidos por instituciones -los congresistas americanos, por ejemplo- y las organizaciones de comunicación de fuera. Deberían construir su imagen pública y carecen de experiencia a la hora de hacerlo, pero, por supuesto, estamos empezando. La empresa china es como una chica adolescente, que está entrando en sociedad, es tímida, no es conocida por nadie y ella aún no conoce a nadie.

P. El tan esperado salto económico de China, ¿qué expectativas crea para un empresario de medios de comunicación?

R. El despegue económico de China está siendo muy rápido, aunque el mercado de medios está quedando algo atrás, doméstica e internacionalmente. Ése es el primer punto. En segundo lugar, los medios en China aún no tienen herramientas para crecer más.

P. ¿Qué planes tienen en otros segmentos de mercado?

R. Somos muy fuertes como plataforma de Internet. Queremos encaminarnos en dos direcciones: diversificar nuestros productos y apostar por la internacionalización. De hecho, uno de nuestros canales está ubicado en Londres y emite en chino en 50 países, para los ciudadanos chinos en todo el mundo.

P. ¿De qué cadena de televisión le gustaría ser propietario?

R. Me gusta la BBC, es tradicional, es de un gusto elevado, y me gusta cómo promocionan la música clásica.

P. ¿Quiere hacer una BBC china?

R. Sí, es posible.

Liu Changle, presidente de Phoenix Television Limited, durante una reciente visita a Barcelona.
Liu Changle, presidente de Phoenix Television Limited, durante una reciente visita a Barcelona.CARMEN SECANELLA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Amanda Mars
Directora de CincoDías y subdirectora de información económica de El País. Ligada a El País desde 2006, empezó en la delegación de Barcelona y fue redactora y subjefa de la sección de Economía en Madrid, así como corresponsal en Nueva York y Washington (2015-2022). Antes, trabajó en La Gaceta de los Negocios y en la agencia Europa Press

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_