Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El íntimo universo de una 'rock star'

Patti Smith presenta en el Artium por vez primera en España sus dibujos y fotografías - El museo coedita una selección de su poesía

The people have the power ("El pueblo tiene el poder") fue el poema escogido ayer por la artista y estrella del rock estadounidense Patti Smith (Chicago, 1946) para denunciar el asesinato, la víspera, de Ignacio Uria a manos de ETA en Azpeitia (Guipúzcoa). "No soy una persona política. Mi política es bien sencilla, el amor a la humanidad, y ayer se mató a un hermano nuestro, un trabajador, un hermano", recalcó la autora de discos imprescindibles en la memoria de la música popular del siglo XX como Horses. Fue una intervención imprevista en la presentación de Written portrait, primera retrospectiva en España de su obra plástica, que el Artium inauguró ayer, con el patrocinio de Bancaja.

"Mi política es el amor a la humanidad y ayer se mató a un hermano nuestro"

Un centenar de obras, entre fotografías y dibujos, recorren el universo íntimo de la cantante, ese universo que completa la poesía de la que el Artium también se hace eco, coeditando con Bassarai una antología seleccionada y prologada por Benjamín Prado. El volumen recoge poemas de ocho de sus libros en inglés, castellano y euskera. La muestra sirve para recordar que Patti Smith se inició en el dibujo, aunque luego Rimbaud le inoculó la pasión poética y la fuerza del rock hizo que acabara en la música.

"Cuando quiero comunicarme con el pueblo, canto", dijo ayer. Su música siempre ha mantenido, como su actitud pública, una clara postura reivindicativa. "Mas cuando sólo quiero decir algo para mí misma, y no pretendo que la gente me entienda, dibujo o escribo poesía", añadió. Sus dibujos, a veces, conjugan las tres facetas, como The salvation of rock, un autorretrato con el fotógrafo y amigo suyo Robert Mapplethorpe compuesto por líneas curvas realizadas con caligrafía preciosista que recoge el poema que titula el dibujo. "Ahí se pueden recoger mis pensamientos del arte, la poesía y el rock".

Smith llegó con apenas 20 años a Nueva York, ciudad en la que reside, muy cerca de las Torres Gemelas. La exposición incluye la serie de dibujos que realizó tras el atentado del 11-S que acabó con ellas. En una de ellas, Twin death, presenta dos hojas blancas cruzadas por una cinta con la leyenda Free line. Do not cross, el No pasar que se colocó en el perímetro de la Zona Cero. "Nunca he sido una artista conceptual, pero me puse a dibujar las torres y me dí cuenta de que no podía recrear aquel paisaje, donde no había nada. La cinta formaba parte del cordón de seguridad de mi barrio y la arranqué porque no quería que se aislara mi calle".

Las facetas reivindicativa e íntima se encuentran en estas obras del 11-S, en las que Smith busca el camino de cierta experimentación improvisadora. No en vano, para fotografiar emplea unas viejas cámaras Polaroid que no permiten puestas en escena previas ni retoques posteriores, "pero desde una base estructurada, como en el jazz", explica quien reconoce su deuda con músicos como Ornette Coleman o John Coltrane.

La exposición incluye también fotografías de su estancia en Euskadi y el documental Dream of life de Steven Sebring.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de diciembre de 2008