Coscubiela deja CC OO con una crítica feroz a los empresarios

El secretario general de Comisiones Obreras de Cataluña, Joan Coscubiela, se despidió ayer de su cargo como secretario general del sindicato -que hoy pasará a ocupar Joan Carles Gallego- con una dura reprimenda al que ha sido el papel de los empresarios durante la bonanza y a cómo están reaccionando durante la crisis: primero, por abonarse a un modelo de crecimiento económico de bajo valor añadido, y segundo, por aprovechar la coyuntura para despidos en masa que no cree justificados.

"No aceptaremos la congelación salarial, son fórmulas absurdas, porque los sueldos no son responsables de la inflación ni de la crisis, son sus víctimas. Y hablar de cambio de modelo productivo mientras se paga 600 euros a los empleados es un falso", descargó.

Congelación salarial

Escucharon las palabras de Coscubiela los presidentes de las patronales catalanas Fomento, Juan Rosell, y Pimec, Josep González. Rosell intervino en la sesión y se desmarcó del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y avanzó que la patronal catalana "no pedirá la congelación salarial" pese a las graves dificultades que atraviesan muchas empresas por la crisis y las restricciones del crédito.

El que ha sido secretario general de CC OO de Cataluña durante los últimos 13 años, que vio aprobado su informe de gestión, también deja el timón con una buena coz al Gobierno tripartito. Ayer reconoció el cambio de signo hacia unas políticas más progresistas, pero criticó: "La fuerte inestabilidad política nos ha impedido avanzar".

Por otra parte, defendió la necesidad de que Cataluña disponga de una nueva financiación antes de finales de año y advirtió de los "riesgos que comportaría" que el Tribunal Constitucional recortara el Estatuto dejando "vacíos de contenido" algunos de sus artículos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de diciembre de 2008.