_
_
_
_
Análisis:DESDE EL PARQUÉ | Mercados
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

El rebote técnico no atrae al dinero

Los mercados de valores europeos abrieron esta última sesión bajo la influencia de la caída del 7,70% en la Bolsa de Nueva York y del 6,35% en Tokio, lo que forzó pérdidas que, en el caso español, llegaron hasta el 2,55% en pocos minutos.

Aun así, el Ibex 35 terminó esta sesión con una subida del 3,81% gracias al avance de los dos grandes bancos. Para algunos observadores, el descuento inicial pertenecía "en realidad" a la sesión precedente, mientras que en esta la subida real era del 6,53%, que es lo que ganó el Ibex 35 desde el nivel mínimo del día hasta el dato de cierre. Los rebotes de las cotizaciones, como respuesta técnica a las caídas previas, están a la orden del día y mantienen el nivel de la volatilidad muy elevado, situación que deja fuera del mercado a los inversores particulares, cuya prudencia aumenta casi al mismo ritmo con que crece la inestabilidad.

Los bajos volúmenes negociados y su concentración en torno a los grandes valores confirman ese alejamiento de la inversión particular de la renta variable.

En el Mercado Continuo se negociaron ayer 3.000,73 millones de euros, una cifra superior a la del día anterior, pero todavía insuficiente para justificar los fuertes avances de algunas cotizaciones. Las operaciones del mercado abierto sumaron 2.661,46 millones de euros, 770 millones más que el lunes, pero también muy lejos de un nivel razonable para dar consistencia al mercado.

La reacción de los mercados europeos se fortaleció con los primeros datos del mercado de futuros de Estados Unidos, en el que ya se perfilaban importantes rebotes de los precios. La apertura de la Bolsa confirmó esa orientación ante la posibilidad de que el sector del automóvil consiga un plan de rescate que aleje a las grandes compañías de una posible suspensión de pagos. Otro gigante de la industria estadounidense, General Electric, anunció que mantendrá el dividendo, lo cual consiguió darle a la sesión un tono de recuperación dotado de cierta solvencia.

Lejos del quehacer diario, la mirada de inversores y analistas está puesta en los bancos centrales de la UE y Estados Unidos, de los que se esperan nuevos recortes de los tipos de interés en breve.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_