Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de las cajas vascas

Urkullu rectifica a Egibar y dice que seguirá animando la "suma"

Gerenabarrena apunta que se dará prioridad a la Ley de Cajas

En el PNV no hay una voz única en torno a la fusión de las cajas vascas. El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, aseguró ayer que de ninguna manera se han agotado las posibilidades de nuevas operaciones para fusionar a las cajas de ahorro vascas y adelantó que la posición del partido es la de "animar" a sus rectores a que desarrollen nuevos intentos de "suma". Una postura que coincidió con la que también, durante la mañana de ayer, sostuvo el presidente del PNV de Álava y vicepresidente ejecutivo de la Caja Vital, Iñaki Gerenabarrena, pero que es diametralmente opuesta a la que apenas 24 horas antes sostuvo en público el presidente del PNV de Guipúzcoa, Joseba Egibar.

De hecho, las declaraciones de Urkullu sonaron a descalificación de Egibar como portavoz en este asunto, tras fracasar el proyecto de fusión a dos en el que se había implicado de manera personal. Si Egibar dijo el domingo que "el ciclo de la fusión ha terminado", el presidente de su partido, Iñigo Urkullu le rectificó al asegurar que "yo no creo en los finales de ciclo cuando estamos hablando de necesidades de la ciudadanía".

"No creo en los finales de ciclo cuando beneficia a los ciudadanos"

Precisamente, ése fue el argumento que esgrimió para justificar que el partido haga todos los esfuerzos posibles en lograr una entidad de ahorro de grandes dimensiones. Una entidad fuerte que disponga de mayor capacidad crediticia, argumentó, puede afrontar con más garantías el ciclo crítico de la economía y ayudar a quienes más la están sufriendo, las familias y las empresas.

"No vamos a cejar en el empeño porque no estamos hablando de un proyecto político", afirmó Urkullu, tras recordar que el proceso de fusión de cajas estaba basado en un proyecto económico, financiero y empresarial que redundaba en beneficio de los ciudadanos y "no en beneficio de los partidos políticos".

El presidente del PNV aprovechó esa reflexión para criticar a los impulsores del no a la fusión a dos, frente a la "coherencia del PNV" que defiende la fusión a dos o a tres.

Urkullu reclamó al PSE, al PP y a la izquierda abertzale, que le digan cuáles son sus propuestas ante la actual situación de falta de liquidez y de crisis financiera, y cuáles son las entidades que van a participar los grandes proyectos empresariales e industriales. "Tendrán que explicar las celebraciones políticas [hechas] tras los resultados de la Kutxa" criticó, tras conocerse que los socialistas brindaron con cava el fracaso de la operación. También recordó que los mismos que celebraban el fracaso del viernes y que ahora reclaman una fusión a tres, fueron los responsables de "abortar" el proyecto original de 2005, que se sustentaba en un pacto de los tres presidentes.

Finalmente, reprochó a los socialistas que han incumplido un acuerdo suscrito con el PNV para la modificación de la Ley de Cajas.

Guerenabarrena también marcó distancias respecto de Joseba Egibar, con quien comparte, sin embargo, sintonía política. En una comparecencia en la sede de su partido en Vitoria, aseguró que desde el PNV seguirán intentando lograr una fusión a tres bandas y reiteró que "seremos los primeros" en plantear en el Parlamento vasco la modificación de la Ley de Cajas, si con este cambio se puede lograr ese proyecto.

Más aún, Guerenabarrena aseguró que ante la actual situación su partido no se va a quedar simplemente mirando. "Si hay que presentar la modificación en el Parlamento, seremos nosotros los que la presentaremos", añadió, aunque pidió al PSE que adelante sus aportaciones y las bases para lograr un acuerdo amplio.

El presidente del PNV en Álava también tuvo palabras críticas para el PSE, a quienes acusó de tejer la "curiosa" teoría de que, si no están ellos en el acuerdo, "no tiene legitimidad social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 2008