El AVE roba ya al avión el 37% de viajeros tras sus primeros nueve meses

La mitad del bajón de pasajeros de El Prat se debe a la alta velocidad, según AENA

Tardó en llegar más de lo anunciado, pero el AVE lleva nueve meses acaparando cada vez más pasajeros entre las dos mayores ciudades españolas en detrimento del avión y a pesar de que la crisis frena su crecimiento. El tren de alta velocidad entre Madrid y Barcelona cumplió ayer sus primeros nueve meses de vida con el triple de pasajeros de los que antes utilizaban el tren convencional entre ambas capitales. El AVE presume de haber logrado desde el 20 de febrero 1.691.332 viajeros, frente a los 544.951 del mismo periodo de 2007.

Entre enero y octubre, los pasajeros aéreos entre Madrid y Barcelona se han reducido en el 21,25%, según los últimos datos del gestor público de aeropuertos, AENA, pero el dato es del doble si se toman los últimos datos mensuales: el bajón en septiembre y octubre ronda el 37% respecto a los mismos meses del pasado año.

El robo de pasajeros a las cuatro compañías que cubren el trayecto (Iberia, Spanair, Air Europa y Vueling, la única que ha incrementado su oferta) ha ido aumentando con el incremento de frecuencias (empezó con 17 diarias por sentido, ahora tiene una media de 25 trenes en cada dirección) y el robo de pasajeros es más duro cuando justamente la crisis castiga duramente a las aerolíneas. "El Puente Aéreo es uno de los primeros sensores cuando hay crisis", comenta una portavoz de Iberia.

La aerolínea (que cifra en el 25% la bajada de sus clientes en esa ruta) utiliza ahora aviones más pequeños, entrega hasta el triple de puntos (cada 3,5 vuelos, uno gratis, asegura), informa de la puntualidad en su web, trata de agilizar el embarque... Todo para intentar resistir al AVE. Con éxito limitado.

La competencia explica en parte la caída de pasajeros del aeropuerto de Barcelona. Del descenso acumulado en los 10 primeros meses del año, el 6,4% en número de pasajeros en el aeropuerto de Barcelona, la mitad, unos tres puntos porcentuales, se atribuye al efecto de la competencia de la línea de alta velocidad entre Barcelona y Madrid, según relató hace unos días el director de El Prat, Fernando Echegaray, con motivo de una feria de turismo en Londres.

En el resto de los aeropuertos la caída es algo menor (Madrid perdió en octubre el 13,2%, tres puntos menos que El Prat) pero, según comenta el director comercial de Larga Distancia de Renfe, Víctor Bañares, en buena parte de España el tren está creciendo mucho, en buena parte por el incremento de frecuencias, la reducción de tiempo de viaje y la renovación de flota, y en parte porque la crisis hace que las empresas miren hasta el último euro también en viajes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción