Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta crea una empresa para la "explotación" de centros sanitarios

Los sindicatos critican que se impulsen "chiringuitos" para "privatizar" la sanidad

Las fundaciones que creó el PP para gestionar hospitales en Galicia tienen los días contados, aunque el bipartito mantendrá vivo su espíritu. La Consellería de Sanidade ha creado una empresa pública llamada Galaria que está facultada para asumir la "explotación", directamente o a través de otras sociedades, de hospitales y ambulatorios. El departamento de María José Rubio elude aclarar cuándo empezará la compañía a explotar estos centros y se limita a subrayar que el objeto de Galaria es "el desarrollo, ejecución y explotación de infraestruturas sanitarias pero nunca su gestión, que es exclusiva del Servizo Galego de Saúde".

Los sindicatos y la Asociación Gallega por la Defensa de la Sanidad Pública consideran que la creación de una empresa para explotar centros sanitarios es un paso atrás y que abre la puerta en Galicia a los sistemas de privatización de la sanidad que impulsa en la Comunidad de Madrid su presidenta, la popular Esperanza Aguirre. "Galaria es un chiringuito, una fundación de derecho privado que no tendría que existir porque lo que hace lo puede asumir perfectamente el sistema público", señala Javier Martínez, de UGT, quien dice asistir "estupefacto" a cómo "los partidos de izquierdas están quitando unas fundaciones por un lado y creándolas por otro".

MÁS INFORMACIÓN

Galaria Empresa Pública de Servizos Sanitarios, SA, aprobada por el Consello de la Xunta el pasado mes de agosto, es en realidad un remozado del Instituto Galego de Medicina Técnica (Medtec), una entidad que creó el Gobierno de Fraga en 1994 para gestionar ciertas unidades médicas de los hospitales de Vigo y Ourense y para asesorar al Sergas en la compra de tecnología y en los concursos públicos. El equipo de Rubio ha rebautizado el Medtec y le ha retirado su potestad para ofrecer servicios asistenciales. De esta forma, Galaria dejará en 2009 de realizar operaciones quirúrgicas y resonancias, pero el Gobierno le ha ampliado su objeto social para que pueda asumir la "promoción, planificación, diseño, construcción, conservación, mantenimiento, dotación de equipamiento y explotación, por sí misma o mediante terceros, de toda clase de infraestructuras sanitarias", según consta en sus estatutos.

Según la consellería, la sociedad, que contará en 2009 con 45 millones de los presupuestos de Sanidade, servirá para ejecutar sus inversiones "de una forma eficiente y rápida", una labor que no se puede "afrontar sólo desde una Subdirección Xeral".

El gerente en funciones de Galaria, Javier Villalobos, asegura que no está previsto que la empresa explote ningún hospital ni ambulatorio de forma inmediata. El borrador del plan de desarrollo de la compañía, que deberá ser aprobado por el consejo de administración que preside la conselleira de Sanidade, sí prevé, señala Villalobos, que la entidad se encargue de financiar y ejecutar la mayor parte de las obras sanitarias incluidas en el Plan Director de Infraestructuras Sanitarias, un documento que recoge proyectos por valor de 1.316 millones para ser ejecutados hasta 2013, entre ellos 66 nuevos centros de salud. El portavoz de la empresa insiste, sin embargo, en que la compañía no participará en ningún aspecto del proyecto del nuevo hospital de Vigo, que la Xunta pretende finalizar en 2012.

Galaria pilotará también la adquisición de todo el equipamiento del nuevo hospital de Lugo, un centro que se pretende abrir dentro de un año. La sociedad, informa su gerente en funciones, ya ha redactado los pliegos de condiciones técnicas de todos los concursos que se convocarán "antes de final de enero" para comprar este material, un negocio valorado en unos 35 millones de euros.

La creación de Galaria por parte del bipartito ha despertado el rechazo de los sindicatos. La CIG acusa a Sanidade de intentar implantar en Galicia la "privatización" de la sanidad que Margaret Thatcher impuso en Gran Bretaña en los ochenta y Esperanza Aguirre en Madrid en la actualidad. "Nosotros estábamos en contra de este sistema de gestión a través del derecho privado cuando lo utilizaba el anterior Gobierno y también ahora", ironiza Javier Martínez, desde UGT, en recuerdo de las críticas que PSOE y BNG dirigieron contra la denominada Administración paralela de Fraga cuando estaban en la oposición.

Manuel Martín, portavoz de la Asociación Gallega por la Defensa de la Sanidad Pública, reclama a la consellería que explique claramente para qué va a utilizar a Galaria. Martín se opone a que una entidad que no sea el Sergas explote centros sanitarios de la red pública y recuerda que ése es el modelo que el PP está extendiendo en Madrid. El colectivo de Martín critica además otra de las medidas que ha tomado Sanidade en relación con esta empresa pública: encargarle la gestión de la cita previa en atención primaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de noviembre de 2008