El humor gamberro se cuela en los Ondas

El Gran Teatre del Liceu acoge en Barcelona la gala de los premios con un palmarés en el que se dan la mano nuevos formatos y estrellas emergentes como El Duque

Con una espada láser de juguete a lo Luke Skywalker, Santi Millán llevó anoche la luz a un Gran Teatre del Liceu sumido en la oscuridad. "Comienzan los Ondas con más energía de la historia", anunció el actor y humorista. No fue la única broma de la velada. Millán recordó que la fecha elegida para la gala de los premios, el 20-N, no se podía obviar. "Todos los programas hablan de él, pero yo quiero hablar con él", explicó en referencia al general Francisco Franco. Y se puso a ello subiéndose a un ascensor virtual rumbo al cielo. Pero allí un contestador automático le sacaba del error al apuntarle que en el paraíso celestial no estaba el dictador y que era mejor que lo buscase más abajo. Finalmente, el actor dio paso a los conductores de la fiesta, Carles Francino y Gemma Nierga, a los que presentó como "esos chavalitos de la radio" que empiezan a hacer carrera.

Más información

La gala cerraba una jornada que comenzó a mediodía en el palacete Albéniz, donde el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, recibió a los premiados con el Ondas, galardones que concede el Grupo PRISA a través de la emisora decana de la SER, Radio Barcelona.

Uno de los distinguidos por renovar los géneros televisivos fue Pablo Motos, piloto de El hormiguero. Ayer derrochó la misma simpatía que despliega en el plató. Uno de los momentos más divertidos de la recepción en el Albéniz se produjo precisamente cuando Motos abrazaba a Jordi Évole de La Sexta, galardonado por Salvados por la campaña, mientras el resto de galardonados les esperaban en la escalinata para la foto de familia. "Que yo me tengo que poner ahí", le recordaba el Follonero.

Los que también han conseguido enganchar a los oyentes con una ingeniosa mezcla de diversión e información son los miembros de la redacción de deportes de la SER. José Ramón de la Morena quiso dedicar el premio a quienes sudan la camiseta y rendirles, al tiempo, homenaje: "Cada día montamos una película en la que siempre ganan los buenos, los deportistas". También Pepa Fernández, de RNE, reconocida con el premio a la trayectoria junto a Canal Sur Radio, utilizó un símil deportivo para agradecer su galardón: "Como me escribió una oyente, lo importante es conseguir que cada paso sea una meta, y que cada meta sea un paso".

Pero el más esperado en la alfombra roja fue Miguel Ángel Silvestre, que ha conseguido una fama masiva con Sin tetas no hay paraíso. No obstante, tras haberse convertido en un icono social, deja la serie. Un caso similar al de Carmen Machi -mejor intérprete femenina-, que se saltó el acto en el Albéniz y en la gala estuvo presente a través de un vídeo.

Horas antes de que Amaia Montero ofreciera la primera actuación de la noche, el equipo de Amar en tiempos revueltos estaba radiante. "La serie muestra la realidad de la posguerra que, aunque parece lejana, permite a muchas personas viajar a su historia personal y a sus recuerdos", señala Lola Marceli, que interpreta a la ambigua Julieta. Por un día, dejó de lado las penas propias de las telenovelas. Tocaba celebración.

¿Sabes quiénes sin los más populares de los medios españoles? (lalistaWIP)

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu (tercero por la izquierda, entre Javier Godó y Augusto Delkader), durante la recepción a los premiados.
El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu (tercero por la izquierda, entre Javier Godó y Augusto Delkader), durante la recepción a los premiados.CARLES RIBAS
Ignacio Polanco, a la derecha, y Juan Luis Cebrián.
Ignacio Polanco, a la derecha, y Juan Luis Cebrián.TEJEDERAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción