Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:VIGGO MORTENSEN | Actor

"Querido Obama: ¿dejará entrar a Maradona en EE UU?"

"¿Podés prenderla de nuevo?". Entre risas, la voz de Viggo Mortensen (Nueva York, 1958), con suave acento argentino -vivió en Argentina de crío-, deviene en orden indiscutible. En la grabadora encendida de nuevo, el protagonista de Appaloosa deja este mensaje: "Querido Obama: ahora que se acerca el amistoso entre las selecciones de fútbol de Argentina y Estados Unidos, creo que Maradona [actual seleccionador de la albiceleste] tiene prohibido el acceso a nuestro país. O le deja entrar o podemos celebrar el partido en algún sitio neutral, como Guantánamo, que es tierra de nadie, ¿no?". Y se troncha de risa.

El protagonista de El señor de los anillos, Una historia de violencia, Promesas del Este o Alatriste se mueve por pasiones: la fotografía, la escritura, su editorial Perceval Press, la música y la actuación. "Soy indivisible, todo me gusta". ¿Puede expresarse interpretando, manejado por otros? "Sin duda". Y ante todo, y sobre todo, en su corazón está el fútbol. En la parte dormitorio de la suite que ocupa Mortensen, están los objetos totémicos del actor, como una bufanda de su amado San Lorenzo de Almagro, uno de las escuadras de Buenos Aires, y un termo para el agua del mate decorado con el escudo del equipo. Recién llegado de Buenos Aires -por supuesto, fue al estadio-, el actor aparece de traje impoluto e insignia del San Lorenzo en el ojal. Todo lo contrario a su Everett Hitch de Appaloosa, el sobrio socio de un reputado pistolero, dos tipos que son contratados de pueblo en pueblo para imponer la ley. De protagonista, un excelso Ed Harris, que de paso dirige su segundo filme con un estilo clásico en la forma, en la fotografía, que se subordina al guión: "Piénsalo. Pocos directores podrían firmar dos filmes como Pollock y Appaloosa, y las dos tan bien". Aumenta las alabanzas: "Ed cuida los silencios, las miradas, las complicidades entre los personajes. Ese estilo parece fácil si sale bien, pero no es sencillo". Entre confesiones, diálogos chispeantes y muertes, avanza la aparente épica masculina de Appaloosa. "Es un western subversivo. Los personajes femeninos tienen matices, forman parte del corazón del cuento". Algo que ocurre poco en el cine actual. "Hablando de la cartelera española, Appaloosa y Sólo quiero caminar [de Díaz Yanes] son bonds para adultos. Con una acción terrible, con violencia que provoca consecuencias. Nada en contra de James Bond, pero es otra cosa, nada realista".

"Appaloosa' es un 'western' subversivo, un 'bond' para adultos"

En esas apuestas, asegura Mortensen, siempre estará él. "Con Appaloosa no nos forramos. Pero Ed encontró la forma de hacerla como si fuese grande". Otra locura: el actor encarna al padre angustiado de La carretera, la versión en la pantalla de la novela de Cormac McCarthy. "La vida es corta. ¿Por qué voy a hacer cosas que otros creen que debo hacer? Busco desafíos que me den un poco de miedo, que me enseñen. No me puedo arrepentir a los 80 años. Y no lo haré".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de noviembre de 2008