La policía está en "máxima alerta" ante el riesgo de un atentado de ETA

El coche que permitió localizar a Txeroki había sido robado 11 días antes

Mirando a la pared y sin pronunciar apenas palabra. Así ha pasado Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, el supuesto jefe de los comandos de ETA, sus primeras horas en comisaría tras ser detenido en la madrugada del lunes en Cauterets junto a Leire López Zurutuza, su correo con los legales (no fichados), la red de etarras que ha mantenido la ofensiva de ETA en España en los últimos meses. Un puesto con "un nivel de responsabilidad" en el entramado militar, según confirmó ayer el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Pero el ministro confesó que pese al éxito policial y la debilidad de ETA, el riesgo de atentados está ahí. "No quisiera ser aguafiestas pero la Policía y la Guardia Civil están en un estado de máxima alerta. Es cierto que ETA está débil, pero quizá por eso hay que estar más alerta".

Más información

Ambos etarras fueron conducidos desde la comisaría de Bayona, donde pasaron la noche, al aeropuerto de Biarritz. Desde allí, y custodiados por las fuerzas de seguridad francesas, partieron en un avión oficial pasadas las 9.30 hacia París. Permanecerán en las dependencias de la Subdirección Antiterrorista hasta pasar a disposición de la juez que ha dirigido la operación, Laurence Le Vert.

La ministra francesa del Interior, Michèle Alliot-Marie, calificó ayer la detención de Txeroki como "un gran éxito" de los servicios policiales al ser "sospechoso" del doble crimen de Capbreton. Los expertos en balística franceses cotejan las dos pistolas 9 milímetros intervenidas a los detenidos (una HS y otra Herstal) por si alguna de ellas es la que se utilizó para asesinar a dos guardias civiles en Capbreton. La policía científica cruza muestras de ADN del etarra con el mismo fin. Con esa información, la juez antiterrorista podría procesar a Txeroki por un atentado que intensificó la cooperación entre Francia y España en la lucha contra ETA.

Poco a poco, se van conociendo los últimos pasos de Txeroki gracias al seguimiento realizado tras analizar el CNI sus dos cuentas de correo electrónico y el control del coche con matrícula imposible de París (2936 ZL 75). El Peugeot que llevó hasta Cauterets a los servicios de información franceses y del instituto armado fue robado el pasado 6 de noviembre en Chamberet. Antes, entre el 15 y el 20 de octubre, Txeroki había estado en un apartamento en Hendaya situado en la Avenida Lissardy impartiendo un cursillo sobre armas y explosivos a los miembros del comando Nafarroa Aurken Sola y Xabier Rey, detenidos en Pamplona. La policía española tuvo un dispositivo en torno al piso.

El 5 de noviembre la Gendarmería arrestó a dos etarras en bicicleta cerca de Andorra. Txeroki se movió de donde estaba. Un día después, se producía el robo del coche. El 13 de noviembre Txeroki alquila por una semana el apartamento de Cauterets. Cuatro días después, era arrestado.

[El lehendakari Ibarretxe dijo ayer que la violencia de ETA "tiene que acabar para siempre" y que la banda "sobra en este país", después de que el PP criticara su "inexplicable silencio"].

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de noviembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50