Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La recuperación de la memoria histórica

Decepción en las familias: "Tanto ruido para nada"

"Llevo todo el día recibiendo llamadas de familiares desesperados, que 70 años después ven como se les cierra otra puerta. Ya no saben qué hacer. Están sufriendo mucho", relató Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, tras conocer que Garzón renuncia a encausar los crímenes del franquismo.

"No esperáramos que se declarara incompetente. Ha sido mucho ruido para muy pocas nueces. Seguimos estando solos, pero mantenemos nuestra hoja de ruta. Las exhumaciones seguirán haciéndolas voluntarios. Si en ocho años nosotros hemos conseguido solucionar un 2% del problema, el Gobierno podría terminar con esto en dos años". Los abogados de las asociaciones estudiaban ayer posibles recursos.

Los expertos que Garzón pidió que le asistieran en la investigación acogieron con sorpresa la noticia. El ex fiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo no entendía cómo "tan sólo un mes después" de firmar un auto declarándose competente para investigar las desapariciones, se inhibía de la causa, "colocándose en la posición que pedía el fiscal".

Para Villarejo, la solución propuesta por Garzón de derivar la investigación a los juzgados territoriales "es inviable" desde el punto de vista procesal. Entiende que "ha triunfado la tesis del fiscal general del Estado y el fiscal jefe de la Audiencia Nacional", que las presiones sobre el juez han debido de ser "muy fuertes" y opina que el llamamiento al Ministerio de Justicia para aplicar la Ley de Memoria tampoco es la solución porque "la ley lo que dice es que el Estado facilitará las exhumaciones. No asume la responsabilidad de localizarlas y abrirlas".

Oportunidad perdida

Julián Casanova, otro de los peritos, opinó que se trata de "una oportunidad desaprovechada": "La causa ha quedado en manos de la arbitrariedad de cada juzgado y esa dispersión va a dificultar mucho la investigación, pero pienso que este proceso es ya imparable. La sociedad va a seguir presionando para que se sepa la verdad de lo que ocurrió porque hay mucha gente en este país que así lo desea. Y nadie puede parar eso", añadió.

El PP consideró que el tiempo les había dado la razón, en palabras de su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría. El diputado de IU, Gaspar Llamazares, atribuyó la decisión de Garzón a "los obstáculos" que le habían puesto desde la fiscalía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de noviembre de 2008