Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Paco Ignacio Taibo, periodista de dos exilios

Paco Ignacio Taibo (Gijón, 1924), escritor y periodista, pero también gastrónomo, guionista, dramaturgo, historiador y dibujante, entre otras facetas, falleció el pasado jueves, a los 84 años, en México, donde vivió su segundo exilio. Publicó miles de artículos y medio centenar de libros (ensayo, novelas, teatro y memorias), dirigió periódicos y suplementos culturales, escribió guiones para el cine y fue programador de televisión. Dejó tras de sí una interminable lista de amigos a uno y otro lado del océano y puso en pie una dinastía: sus hijos Paco Ignacio Taibo II (novelista, biógrafo y director de la Semana Negra de Gijón), Benito (poeta y escritor) y Carlos (productor de cine).

Francisco Ignacio Taibo Lavilla vivió su primer exilio a los 10 años cuando su padre, dirigente de la UGT, se vio obligado a huir a Bélgica tras el fracaso de la Revolución de Asturias de 1934. El regreso a España, en febrero de 1936, tras el triunfo electoral del Frente Popular, le abocó a su segunda experiencia traumática: la Guerra Civil y la derrota. La influencia de su tío materno Ignacio Lavilla, periodista comprometido y de izquierdas, le llevó al periodismo con 20 años. Ejerció en el diario El Comercio de Gijón y en El Correo español de Bilbao, en el que cultivó desde el reportaje social y la crítica sutil bajo la censura, hasta el periodismo deportivo como cronista de ciclismo.

Fiel a su ideario de izquierdas -del que participaba su esposa, la también gijonesa María del Carmen Mahojo, de familia republicana represaliada-, el matrimonio se fue a México en 1958 para emprender un nuevo exilio, éste voluntario. El domicilio de los Taibo fue lugar de acogida de artistas y políticos de la oposición española.

Taibo dirigió el semanario Claridades, la sección cultural del diario El Universal y la publicación semanal Marca de México, que él fundó; creó la productora Escorpión y escribió guiones cinematográficos. En 1965 fue nombrado director del Instituto Cultural Hispano de México; en 1972 se convirtió en gerente técnico de noticias y eventos especiales de Televisión Independiente de México, y desde 1980 se responsabilizó de la programación matutina del Canal 18, de ese país.

Paco Ignacio, al que la tribu de los Taibo denominaba El Jefe, escribió hace tres años: "Mi currículum nada dice sobre mí. Yo soy mejor que mi obra" porque "todo lo más bello de mi vida se ha quedado fuera. (...) Si algo pervivió entre tanta minucia es el recuerdo de lo que nunca supe contar".

Fue amante de la frase corta y del relato breve, y comprimió su nombre para reducirlo a sólo tres iniciales: PIT. Vivió de y para el periodismo, pero el afán al que más empeño dedicó fue a la pasión de esculpir amistades imperecederas y, además, transoceánicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de noviembre de 2008